Home / El Cine Por Dentro / 10 AÑOS SIN TERENCI. POR CARLOS MIR

10 AÑOS SIN TERENCI. POR CARLOS MIR

El  2 de abril se cumplieron 10 años de la muerte de Terenci Moix. En su recuerdo la Filmoteca de Barcelona programa un ciclo con algunas de sus películas favoritas. En la presentación, antes de la proyección de ‘Blancanieves y los 7 enanitos (Walt Disney 1938), hablaron algunos de sus amigos como Román Gubern, Maruja Torres, Esteve Riambau (director de la Filmoteca) y su hermana Ana Mª, la ‘nena’, como Terenci la llamaba cariñosamente.

Terenci llevaba el cine en sus venas. Su madre rompió aguas en el Avenida de la Luz (único cine en Europa -¿o en el mundo?- situado bajo tierra, en una estación de metro) mientras asistía a la proyección de ‘Luz de gas’ (Theorold Dickinson 1940).

El cine le acompañaría toda su vida, primero en las salas, más tarde en su casa dónde revisitaba los clásicos a través del video-proyector instalado en el techo y una pantalla gigante que bajaba también del techo.

Las primeras imágenes que recordaba eran las de ‘César y Cleopatra’ (Gabriel Pascal 1945), con una excelsa Vivien Leigh, que vió en el cine Goya, su cine de barrio. Hubo un programa doble que le marcó: ‘El último cuplé’ (Juan de Orduña 1957) y ‘Sinuhé, el egipcio’ (Michael Curtiz 1954), que vió en el cine Texas una noche de fin de año.

Con el CinemaScope llegó Marilyn, de la que Terenci sería uno de los más fieles (y primeros) seguidores, tanto es así que le dedicó una de sus más conocidas novelas: ‘El día que va morir Marilyn’. Del blanco y negro de las películas de santa Judy Garland pasó a los rojos de la Metro Goldwyn Mayer y los azul pastel de la Twenty Century Fox. Después llegaría la nouvelle vague francesa, el free cinema inglés y, sobre todo, el cine italiano con Visconti y Pasolini en cabeza.

Terenci era el cine, pero también muchas cosas más, como la ópera, Egipto, los cómics, la charla o las plantas. Tradujo Shakespeare al catalán ¡casi nada!. Pero lo más importante es que era entrañable, cercano, una buena persona. Lo digo con conocimiento de causa porque tuve la suerte de compartir su amistad y de que me dedicara un libro: ‘No digas que fue un sueño’, por el que ganó el Premio Planeta de 1986. Pionero de la literatura gay en España fue desde siempre un activista de la causa homosexual sin proponérselo, sencillamente actuando como él era. Decía que no tenía que salir del armario, porque nunca se había metido dentro. A final de los 80 se instaló en Madrid y vió cumplido uno de sus sueños: ser el presentador de ‘Más estrellas que en el cielo’, programa de Televisión Española por el que desfilaron algunos de sus mitos, como Cyd Charisse, Lauren Bacall, Kirk Douglas o Esther Williams. Primer (y último) programa en V.O. Terenci hablaba con el invitado en inglés y los subtítulos se encargaban de traducir la conversación.

Alucinó cuando llegó el video y podía llevar en una misma mano, en un cartucho de VHS, a ‘Gilda’ i ‘Ninotchka’. Sus miles de películas iban cambiando de soporte, primero las tenía en Betamax, después las reconvirtió a VHS, más tarde empezó a coleccionar Laser Disc, para acabar con todos los clásicos en DVD. Si actualmente viviera seguro alucinaría con los pendrives y las bajadas de películas de la red.  Su último gran aliado fue Internet, disfrutaba coloreando fotos de viejas películas en blanco y negro con el photo shop y se apuntaba a todas las subastas que había de posters de cine.

Además de su extensa (y premiada) obra literaria, sus novelas, en las que se incluyen las tres dedicadas a sus memorias, no podemos olvidar los cuatro tomos de ‘Mis inmortales del cine’ (Editorial Planeta), un paseo imprescindible, ilustrado con magníficas fotos, por las vidas y las carreras de las estrellas y los astros más brillantes de los años 30, 40, 50 y 60.

La muerte prematura de Terenci (61 años) fue una gran perdida para el mundo de la cultura y para todos en general. Nos queda su obra.

Carlos Mir

 

 

About JLP jose

Check Also

La sexta extinción: Un punto de vista económico. Por Pedro Burruezo

Nota inicial del editor: Este es el segundo artículo de una serie de 4 que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO