Hoy comienza en nosolocine.net una miniserie de tres artículos en los que hablaremos de la baja asistencia a nuestras salas de cine. En la siguiente entrega hablaré de las posibles soluciones.

Hoy arrancamos hablando de 12 de las causas (seguro que hay algunas más) que provocan que nuestros cines estén vacíos y hayamos llegado a cifras tan negativas como las del pasado fin de semana.

La causa más importante creo que es que cada vez hay menos buenas películas, cada vez las temáticas son menos interesantes y simplistas. Evidentemente, se sigan creando grandes películas, pero en general, el nivel de calidad ha bajado de forma preocupante.

El inmovilismo. Parece que la industria se ha acostumbrado a malas noticias y bajas cifras de recaudación y no parece saber reaccionar.

La Crisis. Con más de 6 millones de parados y dos millones de familias sin ningún ingreso, es lógico que el cine no sea una prioridad.

La brutal subida del IVA perpetrada por el Rajoy Special Team.

La piratería. Cada vez se valora menos el cine, la cultura en general, se consume en malas condiciones (imagen, sonido) y al ser gratis no se valora. Es un problema cultural.

El precio de las entradas. En la actual situación (y más en el caso del 3D) cada vez hay más gente que no puede acudir con la asiduidad que le gustaría, a las salas.

La incomodidad de tener que ir a centros comerciales para ver películas. Este es un pez que se muerde la cola. Salas de los centros de las ciudades cierran por falta de público y esto provoca tener que ir a, en algunos casos, lejanos centros comerciales con mala comunicación. Solo con vehículo privado se puede acceder a algunos.

Cada vez hay más películas que no pueden estrenarse en los circuitos donde tienen su público natural.

Rigidez a la hora de programar. Dado que es sabido que a determinados horarios la asistencia es muy baja, habría que ajustar las programaciones, modificar horarios, hacer propuestas innovadoras, romper con la monotonía. Hay que adecuarse al ritmo de vida del espectador y ajustar los criterios. Hay que variar la oferta.

Cambio de hábitos de consumo. Esto viene ligado al signo de los tiempos. Antes la oferta de ocio era menor, ahora dado que la competencia es mayor, hay que reinventarse.

No todas las películas llegan a todos los lugares. Cada vez es más frecuente ver que en todo el país se estrenen de forma masiva las mismas películas. Hay gente interesada en otros títulos que no puede ver dado que no se estrenan donde viven. Antes las películas circulaban por todo el país y llegaban a la mayoría de poblaciones. Cada vez hay más gente que no va a las salas de cine porque esta oferta uniforme no le interesa.

El excesivo precio de los refrescos, palomitas y demás, en las salas es otro motivo. Dado que familias con niños no pueden permitírselo y por eso acuden cada vez menos, dado que tampoco quieren privarles a sus hijos de todo eso cuando van al cine.

Espero vuestros comentarios al respecto.

En la próxima entrega aportaré doce soluciones a la actual situación.

José López Pérez

Foto: José López Pérez