Home / Cine Made in USA / “50 sombras de Grey” (2014): Cursilada sado

“50 sombras de Grey” (2014): Cursilada sado

Alto y claro. “50 sombras de Grey” es una película espantosa, inenarrable. Durante dos horas no pasa nada. Un aburrimiento. La peor que he visto hasta ahora en lo que llevamos de 2015. Es un film que nos da gato por liebre.

La novela (que he leído, aunque no me quedaron ganas de leer los otros dos volúmenes de la trilogía) de la británica Erika Leonard James (Londres, 7 de marzo de 1963) es mala pero la adaptación cinematográfica es peor, mucho peor.

Coincido con la crítica de Salvador Llopart, en La Vanguardia, cuando indica que el film es fiel a la letra pero contrario al espíritu.

La novela es uno de esos libros que se convierten en un fenómeno editorial y generan mucho dinero pero que es, curiosamente, literatura para personas a las que no les gusta la lectura.

Se publicó en España (Editorial Grijalbo) el 6 de junio de 2012. En otros países había salido en 2011.

“50 sombras de Grey” fue un éxito en todos los mercados y, supongo que por eso, su autora la convirtió en una trilogía, en aquiescencia con el editor. El segundo libro se titula “50 sombras más oscuras” y “50 sombras liberadoras”. Títulos nada originales, of course.

La película podría decirse que no tiene sombras. Es una cursilada sado en la que no hay sudor, no hay nada, todo es demasiado aseado. El vacío es total. Los diálogos parecen de preescolar. Los personajes son ridículos. Grey parece un celoso pimpollo, bobo y traumatizado por su infancia. No es creíble toda la parte en la que se muestra su gran riqueza a sus 27 años. Todo muy pueril. El guión de Kelly Marcell es extremadamente tonto. La dirección de Sam Taylor es pésima, casi inexistente y en ocasiones en contra del texto de la novela. No trabaja con los matices, ni sabe utilizar la paleta que logre transmitir alguna emoción. No hay erotismo en ningún momento. Todo es muy superficial. Estamos ante un film ideal para pijos reprimidos. Especialmente patética es la escena de los cubitos de hielo y que parece un plagio de otra de “9 semanas y media”.

El protagonista, el Grey de la ficción, es Jamie Dornan que está especialmente mal. Su interpretación es desastrosa. En lugar de un sádico de tomo y lomo parece un cordero degollado lánguido. No transmite nada.

Lo poco bueno de la película lo aporta la protagonista femenina, Dakota Johnson. La hija de Don Johnson y Melanie Grifith no acaba de destacar, fundamentalmente, debido al texto que debe defender, pero por lo menos actúa correctamente. Creo que tiene un buen futuro en el mundo del cine.

“50 sombras de Grey” es una película muy puritana en la que hay poca carne, ningún ruido y nulas nueces. En ese aspecto está a años luz de títulos, por ejemplo, como “Historia de O”, “Delicias turcas”, “Emmanuelle” o “Agente 69 Jensen”

El film que nos ocupa forma parte de ese fenómeno de títulos como “9 semanas y media” o “Instinto básico” que hacen que el morbo llene las salas, pero es muchísimo peor que los dos títulos citados.

Mientras la novela habla de dominación, de dolor, la película nos muestra carantoñas y abrazos de la pareja protagonista en muchos de sus tramos.

Lo peor, quizá lo más torturante, pueda ser que todavía quedan por llegar a las salas de cine las dos (o quizás 3 para alargar aún más y sacar más tajada) entregas que faltan.

José López Pérez

@JLPnosolocine

Artículo relacionado: http://www.nosolocine.net/critica-de-50-sombras-de-grey-por-oti-r-marchante/

 

About JLP jose

Check Also

«¿Dónde está mi cuerpo? (2019)”: Magnífica e insólita película de animación

Cada vez se hace mejor cine de animación, y muy especialmente la no destinado a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO