Home / Cine Made in USA / “50 sombras más oscuras”: Vergüenza ajena

“50 sombras más oscuras”: Vergüenza ajena

Pues sí, eso es que lo he sentido al ver la película. Los casi 10€ peor invertidos de mi vida, tan sólo superados por los que tuve que desembolsar al ir a ver la soporífera “To the wonder”, de Terrence Malick.

La película es la continuación de la historia entre el millonario guaperas Christian Grey y Anastasia Steele, la tímida chica de la que se enamora.

Tras las catastróficas críticas que recibió la primera parte, era posible pensar que, quizás, habrían entonado el mea culpa y nos ofrecerían un producto un tanto mejor que el anterior. El resultado es, si cabe, peor que “50 sombras de Grey”. No hay nada destacable, ni siquiera la banda sonora (en el primer capítulo de la saga, la versión de “Crazy” de Beyoncé aun tenía su qué).

Tanto Jamie Dornan como Dakota Johnson resultan unos actores mediocres. Da la sensación que saben el producto que hacen y no se esfuerzan en defenderlo. Están incluso peor que en la primera parte. Ella tenía un pase pero en “50 sombras más oscuras” su continua actitud a lo niña buena de voz susurrante está al mismo nivel cansino máximo que la que tenia Kirsten Stewart como Bella en toda la saga “Crepúsculo”. En ambos casos a las dos les falta sangre en las venas, algo que resulta desesperante. Luego las escuchas en entrevistas en su vida real y lo entiendes. La escena en la que el jefe de Anastasia la acosa es un claro ejemplo, una actuación sin tensión ni pasión ni nada.

Y si entramos en el tema BDSM la cosa no mejora. Nos venden la moto del erotismo que emana el film pero vuelve a ser como en la primera parte: Disney. Y encima lo muestran como si estas prácticas sólo las pudieran realizar personas que hayan sufrido traumas y abusos en la infancia, por no hablar de las escenas supuestamente subidas de tono como la del restaurante y el ascensor, por ejemplo, que se queda en algo puramente anecdótico.

Sorpresa mayúscula al ver a la musa erótica de los 80 convertida en la imagen de un folleto de “Las peores cirugías de Hollywood”. Lo de Renée Zellweger comparado con lo que se ha hecho Kim Basinger en la cara queda en un simple chascarrillo.

La única sopresa positiva de la película ha sido el homenaje que le han hecho al personaje de Melanie Griffith en “Armas de mujer”. 

 

Helena García Castaño

@hgcsirena

Artículos relacionados:

Crítica de la película “50 sombras de Grey”: Consigue lo que busca. Por Helena García

About Helena

Check Also

“Ad Astra”: Buscando conexiones con “2001: Una odisea del espacio”

No hay duda de que 2019 es el año de Brad Pitt. Tanto en “Érase …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO