Home / Críticas / Acoso escolar: El drama cotidiano. Por Ángel Gonçálvez

Acoso escolar: El drama cotidiano. Por Ángel Gonçálvez

En el último número de la revista The Ecologist hay varios artículos sobre educación. Hoy reproducimos íntegramente uno de los más interesantes.

Ángel Gonçálvez (profesor retirado)  nos recuerda que el drama del acoso escolar aumenta cada día, mientras la sociedad mira hacia otro lado ante este grave problema

“Donde hay educación no hay distinción de clases”, Confucio

 El acoso escolar, según define una web dedicada al tema, “consiste en un continuado y deliberado maltrato verbal o modal que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objeto de someterle, amilanarle, intimidarle, amenazarle u obtener algo mediante chantaje y que atenta contra la dignidad del niño y sus derechos fundamentales”.

Según el libro El acoso escolar y su prevención: perspectivas internacionales, el 6% de la población escolar española, y el 10% de la europea, sufre acoso en el colegio. Este porcentaje aumentaría todavía más si se computara el “ciberacoso”. Todo el mundo habla de la crisis económica, pero muchísimo más grave es la crisis de valores de nuestra sociedad. A la práctica ausencia de valores espirituales en nuestra sociedad hay que sumar la destrucción, a manos del Estado y de las empresas, de las redes sociales tradicionales.

Si los padres no es que hayan perdido la autoridad, es que ni se les ve el pelo; si las redes sociales de siempre han sido transformadas en caricaturas cibernéticas; si el dinero, el éxito y la ley del mínimo esfuerzo… es lo que impera, entonces tenemos el acoso que nos merecemos. A ello hay que sumarle el que nadie sepa ponerle freno y coto al auge de las relaciones virtuales, campo donde el bullying no encuentra ya ninguna barrera ni límite. Eso sí, algunas empresas hacen el agosto mientras niños desfavorecidos por diferentes cuestiones sacrifican su felicidad en el universo del culto a la frivolidad y la mercancía.

Nuestra escuela enseña poco a ser buena persona. Y nuestra sociedad endiosa a villanos como Messi:… Oh, sí, es un buen chico porque no fuma y no bebe, pero es un pesetero hasta la médula y su afán de lucro y de victorias es insaciable. Pero el asunto no queda ahí. Todo el mundo cae ante la fascinación de las nuevas tecnologías, las mismas que nos esclavizan y las mismas que multiplican problemas que siempre habían existido. Papá Estado no sabe qué hacer y las empresas se frotan las manos. Los padres miran hacia otra parte y los educadores no cuentan ni con herramientas ni con apoyo suficiente para hacer frente a tal disparate.

El desaguisado es tremendo. La muerte del adolescente Jokin Zeberio, en septiembre de 2004, marcó un antes y un después en la consideración social del acoso escolar. Ese día los abusos entre iguales dentro de la escuela dejaron de considerarse «cosa de críos». El estudio Cisneros X de 2007 asegura que el 23% de los alumnos en España ha sufrido alguna vez hostigamiento continuado por parte de compañeros. Las situaciones más graves —que se metan con ellos hasta llorar o les peguen— suman un 4%. Las edades más conflictivas son de los11 alos 14 años. Pero a pesar de la gravedad del tema ni Educación ni Interior aportan dato alguno sobre el número de casos de acoso que se dan al año en España. La Fiscalía de Menores dedica ocho líneas al acoso escolar en su memoria de 2012. Y este tipo de agresión no está tipificado como delito.

Por si esto fuera poco, uno de cada cuatro niños españoles menores de 16 años sufre malnutrición, una situación de emergencia desencadenada por la crisis económica y agravada por las medidas de ajuste. Una enorme mayoría de niños españoles come poco y mal. Muchos de nuestros pequeños y no tan pequeños, desgraciadamente, tienen una dieta muy acidificante, saturada de grasas y azúcares, que les excita más todavía y conlleva comportamientos más agresivos e irredentos. En fin, vaya sociedad la nuestra, que presume de ser la más civilizada y no sabe siquiera ni educar ni alimentar a sus cachorros…

 Ángel Gonçálvez

 

About JLP jose

Check Also

«Carnival Row!: Tocada, y… hundida. Por Natxo Torres Zenarrutzabeitia

Bueno, pues vayamos con este transatlántico de AMAZON, que se hunde, casi, sin haber empezado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO