Home / Críticas / Martes Crítico de Oti R. Marchante: Antes del No a la Guerra (de las Galaxias)

Martes Crítico de Oti R. Marchante: Antes del No a la Guerra (de las Galaxias)

Medio mundo está pensando ya en la inminente entrega de “La Guerra de las Galaxias”, de la cual me confieso tan ajeno, entre otras cosas, porque soy incapaz de saber si estoy antes, después o durante. Me perdí más o menos cuando salía aquel que se parecía tanto a Jordi Pujol. Parece ser que los skywalker estos de la distribuidora no van a hacer ninguna proyección previa en Barcelona, con lo cual, me froto las manos, igual ni la veo; aunque me temo que mis hijos me llevarán a la fuerza, y que la fuerza me acompañe. Ha habido tantos estrenos este fin de semana, que parece mentira que casi todo el mundo se haya ido a ver la de los apellidos catalanes. ¿No sería el momento de que la crítica en pleno pidiera la excedencia?… Porque vamos con un hacha en cada mano a las películas, mientras que ellas de parten de la risa. Fijaos, si no, como los críticos de El País se ponen los correajes para escribir de los estrenos este fin de semana….

Carlos Boyero es muy duro con “Un paseo por el bosque”:
“Un paseo por el bosque” es la adaptación de un best seller que no he leído. Cuentan que la historia es real. Pero el guion está al servicio exclusivo de sus viejas estrellas. Y es excesivamente amable, tópico, más que previsible, con algunas secuencias tan chapuceras y bobas que pueden despertar vergüenza ajena, como la persecución que sufre el libertino Nolte por parte del marido de una señora muy gorda a la que se ha ligado en una lavandería utilizando como pretexto la ropa interior de la dama.

Un_paseo_por_el_bosque-626622094-large

Javier Ocaña es muy duro con “La novia”:
Con Lorca se puede alcanzar lo sublime, pero Paula Ortiz ha preferido intentar atrapar lo bello. Y lo malo de aspirar a lo bello es que te puedes quedar en su simulacro. Lo bello puede agotar y no llegar a la conmoción, quedarse en el adorno, durar apenas un segundo, si acaso. Y La novia, nuevo largometraje de Ortiz tras De tu ventana a la mía, libre adaptación de Bodas de sangre, de Federico García Lorca, se queda, casi siempre, en el adorno.
Jordi Costa es muy duro con Mateo Garrone y “El cuento de los cuentos”:
Interesado hasta ahora en poner a prueba la herencia del neorrealismo –diluyendo fronteras entre documental y ficción (Gomorra) o introduciendo la subjetividad paranoica en la ecuación (Reality)-, Garrone apuesta aquí por un artificio tan deslumbrante como gélido, que obvia los modelos de Fellini y (sobre todo) Pasolini para componer una serie de pulcras estampas condicionadas por la grave suplantación de la musicalidad napolitana por el funcional inglés.
Sergi Sánchez no es duro, sino muy esponjoso a los extraños encantos de “Juana a las 12”:
Podría decirse que es la reedición púber y gaucha de la Monica Vitti de “El desierto rojo”, y quizá su desubicación pueda tener una lectura política, aunque la cinta es suficientemente inteligente como para dejar tantas puertas abiertas como espectadores puedan disfrutarla.
Jordi Batlle está más templado con “Juana a las 12”
Una película de apariencia modesta sobre la preadolescencia problemática, en la que no sucede nada extraordinario pero que capta la realidad al natural…
Salvador Llopart enfunda la pistola para hablar de “El cuento de todos los cuentos”
Surge de unas fábulas sin adulterar. Con su desmesurada grandeza y en su salvajismo original. La osadía de Garrone las convierte en una maravillosa frikada, hecha y pensada de otra manera. Difícil de encuadrar.
Lluis Bonet es esponjoso y generoso con “La novia”:
En su segundo largometraje, Paula Ortiz predice un gran futuro artístico por su capacidad para entrelazar personajes y situaciones en imágenes siempre inspiradas.
Oti Rodríguez Marchante se pone reservón y busca el modo de, no gustándole “La novia”, pues tampoco ciscarse en ella, pobre:
El envoltorio de ese pasional y letal triángulo es fastuoso, hipnótico, aunque también previsible (uno siempre espera algo de cámara lenta para el verso lorquiano, y que sude el caballo negro, y la tez gitana al contraluz… Interpretar a Lorca (en cine, en primer plano) es un billete de entrada al frenopático: hay que ponerse muy estupendo, y serio hasta el sudor, canturrear el texto y dejar que salgan al galope las emociones, y hay, desde aquí, tanta distancia al cielo como al ridículo.
Mientras que José López, aquí en No solo cine se carga a “La novia”, como Tarantino en Kill Bill:
Durante el visionado me he aburrido bastante, demasiado, todo muy previsible, muy alargado, cursi, sin chispa, sin gracia, sin magia alguna. El conjunto destaca por una pretenciosidad hasta el tuétano. Es un film ideal para algunos festivales.
A Oti R. M. la que le gusta es “The salvation”, contrapuesta por completo a “La novia”, y un western de pasiones brutales de verdad, nada de lunas luneras ni aceitunas aceituneras:
La primera media hora es visualmente fastuosa, esa llegada del tren al pueblo en plena efervescencia, pero también es estremecedora: ni un espectador llegará al final de esa primera media hora sin haber sentido uno de los mayores arrebatos de indignación y rabia en una sala de cine.

Oti Rodríguez Marchante

@OtiRMarchante

About JLP jose

Check Also

Cifras de las 5 películas más taquilleras del fin de semana en España (29 de noviembre-1 de diciembre de 2019)

Según cifras, todavía provisionales, de comScoreMoviesSpain, el top 5 de la taquilla española del pasado …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO