Home / Cine Made in USA / “Ben Hur” (2016): El arte de disecar una obra de arte. Por Oti R. Marchante

“Ben Hur” (2016): El arte de disecar una obra de arte. Por Oti R. Marchante

Me ha gustado tanto su crítica en el diario ABC que, una vez más, le he pedido que me dejara publicarle en nosolicine.net

Y de nuevo su respuesta ha sido afirmativa, de manera que os dejo con el gran Oti Rodríguez Marchante.

 

benhur-2016-pelicula-03-750x500Todo el mundo ha visto «Ben-Hur», la de William Wyler, la de Charlton Heston, la que apenas dura más de tres horas y media, y por lo tanto la que ahora se estrena, dirigida por Timur Bekmambetov, sólo da para escribir si uno tiene el valor de ponerla ante el original y después de hacerse una pregunta: ¿qué sentido tiene coger una obra maestra y convertirla en una buena peliculita? Lo que hace, en realidad, Bekmambetov es coger el animal entero, vivo y esplendoroso, conservar lo que puede de su espectacular piel, desalojarle del alma y poner ahí algo parecido a la carne, o a la gomaespuma? Ahí está, como uno de esos bichos magníficos que cae en manos del taxidermista y luego lucen sin el brillo de la vida encima del televisor.

La escena más recordada de aquel «Ben-Hur», la carrera de cuadrigas, está aquí ya embalsamada como arranque, para abrirle paso a un «flashback», quizá como una invitación ineludible al cotejo que se le viene encima; luego, la acción llegará a ella entera, y es vistosa, como muy vistosa es la secuencia de galeras en la que Judah Ben-Hur sale milagrosamente vivo y que el director decide llevarla por un camino distinto que cambia algo la historia: elude esa parte sustancial en la que Judah salva al comandante romano y su paternal relación con él, quitándole una complejidad moral que probablemente el protagonista, Jack Huston, no hubiera sido capaz de transmitir, y especialmente para darle más relieve y papel al personaje del jeque árabe, o sea a un Morgan Freeman con túnica de Cornejo.

Sin entrar mucho en detalles, y con cierta precaución para no ser malicioso ni injusto, hay que subrayar la falta sustancial de aquella música de Miklós Rozsa que inundaba de espiritualidad cada gesto, sentimiento y momento de esos personajes tan arrebatadoramente enfrentados, por no hablar de cómo portaba la túnica Charlton Heston, un actor que podía ser Dios, o casi (digamos, Moisés), y que ahora ha de rellenarla el nieto de John Huston, un buen chico y probablemente también un buen actor. Pero nada en esta versión, o perversión, es tan reprochable como el rociado de intrascendencia al hecho de que Ben-Hur conviviera y casi “conmuriera” con Jesús de Nazaret, cuyo rostro se sublimaba sin verse en la de Wyler, mientras que aquí ocurre lo contrario, se ve sin sublimarse.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine[/autor]

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de la película “Litus” (2019)

De entrada, “Litus” tiene varias conexiones con “Perfectos desconocidos”, la mayor parte de la acción …

2 comments

  1. MIGUEL-FERNANDO RUIZ DE VILLALOBOS

    Como siempre brillante análisis el de Oti, para este remake de un clásico del cine histórico, con la agudeza del crítico que ve más allá de las imágenes. Me ha encantado la inteligente reflexión sobre el arte de disecar una obra de arte, que se puede aplicar a otros muchos remakes que se han hecho en el cine.
    gracias Oti por tu clarividencia.

    Un abrazo.

    Miguel-Fernando

  2. MIGUEL-FERNANDO RUIZ DE VILLALOBOS

    COMO SIEMPRE MAGNÍFICO ANÁLISIS EL DE OTI, DANDO EN EL CLAVO SOBRE EL ARTE DE DISECAR UNA OBRA DE ARTE, ALGO QUE DESGRACIADAMENTE SE DA MUCHO EN EL CINE.

    GRACIAS ORI POR TU CLARIVIDENCIA.

    UN ABRAZO.

    MIGUEL-FERNANDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO