Home / Ecología / BIOCULTURA BCN25. Por Ángeles Parra

BIOCULTURA BCN25. Por Ángeles Parra

25 primaveras siendo la primavera de Barcelona

 

Ángeles Parra nos da su versión de BioCultura y de su historia en el XXV aniversario del salón. La feria se llevará a cabo del 3 al 6 de mayo en el Palau Sant Jordi y llega con muchas novedades. Unos días antes, en las Drassanes, se celebrará una gran gala del mundo “bio” por todo lo alto. Vida Sana/BioCultura tiran la casa por la ventana para celebrar 5 lustros de armonía con la Naturaleza y de lucha.

 

Todo empezó hace 25 años. En las Drassanes. Aquel fin de semana fue espectacular. Vinieron 15.000 personas. Fue un fin de semana mágico, de subidón. Vino hasta una tuna. Todo era poco para dar el pistoletazo de salida a una feria que ya llevaba 8 años en Madrid gracias a Tierno Galván. En Barcelona y Catalunya, los políticos de entonces no tenían esa cosa visionaria que distinguía al “Profesor”. Sin embargo, el movimiento “bio” en Catalunya tenía mucha fuerza. Por un lado, era heredero del naturismo libertario catalán de principios del siglo XX. Por otra parte, la cercanía con Francia y la influencia europea llegaban antes a BCN que al resto del estado. Aquí había mucha gente interesada en nuevos hábitos de consumo y en una alimentación descontaminada. Por eso, el éxito de la primera feria fue tan brutal. Y de ahí hasta aquí. No hemos dejado de crecer en todos los aspectos.

En aquellos primeros tiempos, lo inventamos todo, hasta la certificación. En su momento, fuimos a visitar a todos los políticos catalanes, pero no nos hicieron ni caso. Ni el más mínimo caso, oiga. La ciudadanía catalana siempre ha ido muy por delante, al menos en estos aspectos, de sus políticos, siempre más pendientes de salir en la foto que de atender los intereses de la población y los requerimientos de la Tierra. Por aquel entonces, si hablabas de cambio climático a los políticos, ellos se reían de ti.  Nuestra clase política vive sometida a los grandes lobbies agroalimentarios, farmacéuticos, armamentísticos, biotecnológicos, energéticos… Es una tragedia para la ciudadanía y para la Tierra. Un ejemplo emblemático es el tema de los transgénicos. Catalunya y Aragón siguen cultivando transgénicos a cascoporro, mientras ese maíz biotecnológico ya está prohibido en prácticamente toda la UE. Solo el ayuntamiento barcelonés, de vez en cuando, cuando ha estado gobernado por gentes de izquierdas algo conscientes, nos ha echado una mano y, por ende, al sector “bio”. En este sentido, quiero mentar a Lluís Boada… Cuando él estaba en el consistorio, siempre nos apoyó y ayudó. Era importante para nosotros tener un poco de soporte, al menos moral. Y también Imma Mayol, en su día, hizo lo que pudo, como Katy Carreras y alguna otra excepción, raras avis. Hay que decir que, en gran medida, el éxito de BioCultura y del sector ecológico se debe al talento, la energía y el capital invertidos por los/las ecoemprendedores/as del sector. Son personas muy conscientes, muy vanguardistas, muy libres… Nunca el afán de lucro ha sido su principal objetivo, sino el bien común. Como ya dijo el bueno de Bigas Luna, un fanático del mundo “bio”, ser empresario sólo para obtener

Foto de 1994. Ángeles Parra y Tomás Redondo de Natursoy

beneficios económicos “es de mal gusto”.

BioCultura es un ejemplo verdadero de independencia. No lo digo con ironía. Nosotros somos independientes de verdad. No vivimos subvencionados. No trabajamos para caer bien a los políticos, sean los de aquí o los de allí. Lo que nos mueve es el interés común y somos todo lo políticamente incorrectos que creemos necesario, aunque, llegado el caso, también sabemos ser prudentes. Detrás de todos estos años de trabajo, de independencia, hay mucho esfuerzo, pero me parece que ha valido la pena. Hacemos lo que queremos. No nos puede comprar nadie. Somos independientes de las grandes fuerzas políticas y de las grandes empresas. Esta independencia no tiene precio: es un tesoro. No tenemos deudas. No trabajamos hipotecados por los bancos. Todo el beneficio se reinvierte. Hacemos ferias, cursos, revistas, medios digitales, hacemos formación, ayudamos a la creación de empleo… También creamos un master de agricultura biológica en la Universitat de barcelona… por cierto, un máster que no regalamos a nadie. Los alumnos se lo tienen que “currar”.

Y BioCultura es una iniciativa con éxito popular. No somos famosos. Somos populares. Es muy diferente. Hay mucha gente que hace ferias. Es un negocio para ellos como otro cualquiera. Para nosotros es una pasión, una devoción. Estamos aquí porque es nuestra vida prácticamente desde que tenemos uso de razón. No sabemos hacer otra cosa que vivir de la manera más armónica posible. La tierra y la Tierra nos enamoran. Queremos una sociedad en armonía con el planeta y con el universo entero. Tenemos que hacer todo lo posible para no autosuicidarnos, para dejar un mundo mejor a las generaciones venideras. Somos personas racionales y hay que utilizar todos los recursos a nuestro alcance para darle la vuelta a la tortilla. Si no, vamos directos al cadalso. La crisis climática, los químicos tóxicos que nos envenenan lentamente, los conflictos bélicos, las desigualdades sociales, los residuos nucleares, las nuevas olas de racismo y xenofobia, la falta de respeto por la vida… La cuenta atrás ha empezado. Es urgente dejar de hablar y empezar a actuar en serio para cambiar drásticamente la situación.

 

BioCultura, en cualesquiera de sus diferentes ediciones (Madrid, BCN, Sevilla, Valencia, Bilbao, Coruña…), la organiza la As. Vida Sana, una entidad sin ánimo de lucro, declarada de interés público, que siempre ha trabajado por acercar a la ciudadanía la armonía con la Naturaleza. Nosotros estamos más allá de las ideologías políticas, tan obsoletas, y de los intereses personales, tan pérfidos. Las administraciones pueden cambiar las cosas pero es más importante cambiarse uno mismo. Si no te cambias a ti, ¿cómo vas a cambiar el mundo? Nosotros llevamos a cabo acciones que tienen consecuencias inmediatas: descontaminar los campos, enfriar el clima, que los alimentos sanos lleguen a todas partes, plantarle cara a la medicina alopática del Pensamiento único… .25 años son muchos, pero la esencia sigue siendo la misma. Aunque ha habido cambios, sí. Nosotros siempre hemos trabajado para mostrar a la opinión pública que existen alternativas a la alimentación convencional, tóxica y nociva en muchos aspectos, no solo en el terreno de la salud. Hay muchas cosas que nos diferencian de otros sectores. Y es que hay que actuar. Antes, hace 25 años, lo hacíamos con ilusión. Ahora, con profesionalidad. La consigna es beneficiar al mayor número posible de personas.

Ángeles Parra

@AngelesParra

Ángeles Parra es directora de BioCultura y presidenta de la ONG que organiza la feria, la Asoc. Vida Sana

Artículos relacionados:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de “Annabelle vuelve a casa”: Entretenimiento “teen”

Este viernes se estrena en los cines de nuestro país la nueva entrega de la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO