La enología es uno de los temas que nos interesan en nosolocine.net

En esta ocasión vamos a hablaros de un proyecto que nos parece especialmente interesante y que tiene como protagonista a una de las bodegas históricas de La Rioja.

 

Bodegas Paternina planta viñedo propio en la localidad de Haro con variedades exclusivamente blancas: Viura y Tempranillo Blanco. Esta nueva apuesta entra dentro de los planes estratégicos de la compañía de ampliar su oferta y adecuarla a los tiempos actuales pero manteniendo la identidad y diferenciación que hacen a la Denominación de Origen Rioja, única y líder en los mercados nacionales e internacionales.

Sobre la finca y variedades

 

La finca tiene una extensión de 5 Hras. y está situada en la jurisdicción de Haro (zona occidental y más alta de la Denominación de Origen Rioja que corresponde a la subzona Rioja Alta) en el término denominado “Carracas”. Aspectos tan importantes como la orientación de la plantación, la formación del viñedo y características de suelo y climatológicas (clima fundamentalmente atlántico con buena pluviometría) son factores claves que se han definido con el máximo rigor técnico para conseguir la mejor calidad para la futura elaboración del vino blanco. Hay plantadas una media de 3.086 cepas por hectárea. El marco de plantación es de 2,50 (ancho) por 1,30 de distancia entre cepa y cepa.  Las plantas de Tempranillo tienen porta-injerto R-110 y las de Viura SO4. El suelo hasta los 50 cm es Franco-Arcilloso y de ahí hacia abajo es calizo, con gravas. La finca se plantó a mediados del mes de abril de este año y posteriormente se ha realizado un riego por goteo de aproximadamente 20 litros de agua por planta para favorecer el buen arraigo de la misma,   ya que, fundamentalmente afecta a la zona “A” también llamada Superficial que es la más rica en materia orgánica. La zona de textura más arcillosa está en la parte “B” y es más compacta. La conducción del viñedo se realizará en forma de espaldera.

 La combinación Viura y Tempranillo Blanco es la apuesta de Paternina que intenta mantener una postura de elaboración de sus vinos blancos de diferenciación por variedades autóctonas y con personalidad Rioja. De la Viura, hay que indicar su potencial enológico así como su polivalencia. Mientras que la Tempranillo blanco es una variedad con la que se tienen grandes expectativas.   

 Federico Paternina, una de las Bodegas con mayor tradición y peso dentro de la DO Ca. Rioja, siempre fiel a su historia demuestra que no deja de renovarse e invertir en nuevos proyectos. Su principal objetivo es alcanzar la máxima calidad en los vinos aplicando en todos sus procesos de elaboración los últimos avances tecnológicos sin olvidar el rigor tradicional del arte de hacer buen vino. Prueba de ello es la línea renovadora de sus vinos dirigidos a la hostelería que tiene como máximo exponente a “Federico Paternina Selección Especial”, un 100% tempranillo que está cosechando excelentes resultados.

Seguimos informando…

                          José López Pérez