Home / Animación / Buscando a Dory y perdiendo frescura. Por Noemí Osorio Blas

Buscando a Dory y perdiendo frescura. Por Noemí Osorio Blas

Hoy es un día excelente para nosolocine.net

Ya hemos lanzado dos concursos en los que regalamos vino blanco y entradas de cine, y ahora, os presentamos a una nueva colaboradora de nosolocine.net

Seguro que nos aportará su particular visión, es un fichaje de campanillas. Me refiero a la joven y talentosa periodista Noemí Osorio.

Y debuta con una crítica de la que probablemente será la película de este verano de 2016, en lo referente a taquilla. Os dejo directamente con ella.

 

Todavía recuerdo como si fuera ayer la fascinación que me produjo Buscando a Nemo. Una mezcla de ingenuidad, candor y frescura me envolvió con aquella película. Una sonrisa bobalicona se dibujó en mi cara y no pude más que desear, durante mucho tiempo, hacerme con un pececillo payaso como Nemo, para acompañarme como mascota.

Trece años después, he vuelto a acercarme a la secuela (en ocasiones, precuela) de Nemo con la misma ilusión (no sé si tanta frescura) que me empujó en la primera ocasión a la sala de cine. Pero esta vez, el efecto sorpresa se ha desvanecido. La búsqueda no me ha parecido tan trepidante y el argumento se me ha repetido casi tanto como las continuas y cansinas pérdidas de memoria de mi querida Dory, que tan genial me pareció en la primera.

Puede que yo haya perdido paciencia con los años, no lo discuto, y quizá por ello me ha costado conectar con una Dory tan adorable como exasperante. Pero la pérdida de memoria a corto plazo del pez azul, me ha resultado harto pesada como hilo conductor de esta suerte de spin-off.

No digo que no haya sido entrañable conocer la tierna infancia de la protagonista a través de originales flash-backs, pero quizá el empeño excesivo de la historia en empujar al espectador hacia una premeditada emotividad, donde la familia y la amistad aparecen sumamente edulcoradas, me ha causado un empacho acuático que roza el aburrimiento.

Como punto fuerte (porque no todo es malo, ni mucho menos) he de decir que aparece en escena un nuevo personaje en forma de pulpo “septópodo” con una capacidad de camuflaje y versatilidad que arroja momentos brillantes y de gran solvencia cómica. Hank, el nuevo amigo de Dory, aporta a la película los momentos más simpáticos y dinámicos, y  logra levantar la cinta y dotarla de la agilidad mental que va perdiendo Dory en su laberinto de repeticiones.

1Ni que decir tiene que Pixar vuelve a demostrar una grandeza visual impecable cuidada al milímetro. La factura plástica es inmejorable y el fondo marino no podría estar mejor recreado y representado a través de un sinfín de personajes variopintos y muy bien conseguidos.

En esta segunda entrega, queda bastante desdibujado el papel de Nemo y su padre, que van perdiendo fuelle a medida que Hank, el pulpo, gana protagonismo. La historia de Buscando a Dory arranca unos meses después de las aventuras de Buscando a Nemo e intenta unir ambos relatos con la búsqueda de la familia como eje central de la narración. Pero la potencia y genialidad de Nemo y Dory de la primera película se va diluyendo en favor de nuevos y alocados personajes que aportan una visión plural y que lanzan un mensaje subliminal de respeto al medio marino.

Como momento estelar, y sin ánimo de hacer spoiler, destacaría el momentazo a cámara lenta con la canción de «What a wonderful world» de Louis Armstrong de fondo, en el desenlace de la película. Sin duda, uno de los puntos álgidos de la cinta, a mi entender.

No cabe duda de que Buscando a Dory es una uno de los taquillazos del mes y puede que de la temporada, pero  sin ser una mala película, para mi sí que cumple el tópico de que segundas partes nunca fueron buenas. Seguiremos buscando.

Noemi Osorio

@OsorioBlas

Artículos relacionados:


About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“1939, El mejor año de Hollywood”: Un libro imprescindible para los amantes del 7ª Arte

“1939. El mejor año de Hollywood” es un libro de tapa dura y cuidada edición, …

One comment

  1. Natxo Torres Zenarrutzabeitia

    O sea, que aciertan los que dicen, que tiene mucho de Disney y poco de Pixar…..

    Un saludo.
    Natxo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO