Home / Audio / Música / “El Caso Sloane” (2016): ¡Bravo, bravísimo!

“El Caso Sloane” (2016): ¡Bravo, bravísimo!

“Me parece que cualquier persona sensible debería ver que la violencia no cambia el mundo, y sí lo hace, sólo lo hace temporalmente” Martin Scorsese.

 

“El Caso Sloane” es una gran película, en la que todo funciona muy cerca de la perfección, de las mejores (por no decir, la mejor) estrenadas hasta ahora en 2017 en España. Jessica Chastain hace una gran interpretación, será firme candidata al Oscar, también el film que debería lograr muchas nominaciones.

 

El guión

Tiene un gran guión que firma Jonathan Perera. Quizá tiene un exceso de diálogos pero avanza de forma magistral. Tiene varios giros inesperados y sorpresas, y obliga al espectador a estar muy atento durante sus 132 minutos. Es cine comercial muy bien hecho, su denuncia es de calado, en este aspecto puede recordar a “Spotlight”. Los personajes están muy bien trabajados.

Y curiosamente todo lo que cuenta parece muy real. El film refleja la realidad actual de forma diáfana

Perera ha creado algunos diálogos que están al nivel de los mejores films políticos. El desenlace rompe algunos de los esquemas habituales en este tipo de cine.

 

Lobbista

En el siglo XVIII en el parlamento británico se acuño la acepción “lobby” para indicar que se trata de hacer presión política para conseguir intereses particulares. El significado original de esta palabra inglesa es sala de estar o vestíbulo.

Así actualmente Los lobbistas son trabajadores de relaciones públicas que usan distintas técnicas para influir a legisladores en favor de los intereses especiales de sus clientes. Los lobbistas exitosos deben estar muy familiarizados con el proceso legislativo, y deben comprender cómo ganar acceso a los políticos y a los miembros de su equipo. La protagonista de “El caso Sloane” es lobista y es en ese entorno donde se desarrolla toda la trama.

Hay un par de datos más a tener en cuenta cuando hablamos de esta cuestión. Lobbistas son un grupo de personas que intentan influir en las decisiones del poder ejecutivo o legislativo en favor de determinados intereses. Su denominación en castellano es “grupo de presión”. Es decir, son personas que actúan cerca del poder para favorecer los intereses de determinado sector industrial o empresarial. Sus actividades entran en la franja de lo ilícito sólo si recurren al tráfico de influencias y al uso de información privilegiada.

 

La línea de partida

Elizabeth Sloane (Jessica Chastain) es una implacable y ambiciosa ejecutiva que intenta que fructifique una legislación a favor del control de armas en Washington DC. Para ello intentará usar todos los recursos a su alcance. En las altas esferas del mundo político y empresarial Sloane tiene una reputación formidable. Conocida por su astucia y sus éxitos sin parangón, siempre ha hecho lo que fuera necesario para ganar. Pero cuando se enfrenta al oponente más poderoso de su carrera, se da cuenta de que la victoria puede tener un precio demasiado alto.

El rodaje tuvo lugar en Toronto, de forma mayoritaria, y en Washington, entre febrero y marzo de 2016. La puesta en escena es magnífica. Muestra muy bien los entresijos de estos grupos de presión.

 

Jessica Chastain (y los demás)

Todo el reparto de “El Caso Sloane” hace un gran trabajo, todos brillan. Destacan Mark Strong y Gugu Mbatha-Raw, y muy especialmente Jessica Chastain, en el mejor trabajo de su carrera. Sobre Jessica recae la mayor parte de la acción y la lleva a buen puerto. Es en la película una mujer independiente, adicta al trabajo, inteligente, con algunas debilidades,  y muy bella, que ha renunciado a tener vida sentimental en pos del trabajo, de vencer en todos sus casos. Tiene varias contradicciones y conocemos bien su día a día. Su personaje es muy poliédrico y difícil, no tiene escrúpulos, casi todo vale para ganar. Jessica logra elevar la película con sus intervenciones. Tiene actualmente 40 años y está en el mejor momento de su carrera. Hay que recordar algunas de sus grandes interpretaciones: “El año más violento”, “Take shelter”, “Interstellar”, “Marte” o “La noche más oscura”.

Los buenos (y los malos)

“El Caso Sloane” nos plantea la lucha del bien frente al mal pero lo hace desde un punto de vista particular. Los malos son estereotípicos pero los buenos son mostrados con sus debilidades, ciertas incongruencias, de forma que deben tener mucho coraje y esforzarse especialmente. Muestra bien algunos debates que han conseguido que la izquierda no acabe de conectar con la sociedad. El mensaje que se muestra es bastante universal.

 

La corrupción

Uno de los temas claves del film es la corrupción, uno de los problemas más graves de la actual sociedad, de esta civilización. “El Caso Sloane” muestra algunas de las claves por las que se ha convertido en sistémica. Y lo hace desde cerca, no se anda con rodeos. Vemos hechos con nos pueden recordar a las actuales andanzas de Donald Trump o en nuestro país casos de varios partidos, por ejemplo, el P.P de Mariano Rajoy Brey, el PSOE o Convergencia i Unió

La película tiene en este aspecto varias escenas magistrales, entre ellas la primera vez que se reúne Jessica Chastain con el lobby que pretende que las mujeres defiendan el uso de las armas, las conversaciones de cada uno de los dos equipos de los lobbies enfrentados o cuando Jessica es tentada, en la calle, por el líder que defiende una nueva ley más justa sobre el uso de las armas. También es muy poderosa la escena en la que cenan por primera vez en un restaurante asiático Jessica y el personaje que interpreta Gugu Mbatha.

La película deja poso, logra ser didáctica. Es ideal para un debate o un cine fórum.

 

Completando el puzzle

El film quizá se excede en algún momento abusando del cambio de tiempo para que la trama parezca más inteligente, busca deliberadamente que la comprensión por parte del espectador sea más difícil.

Eso sí, tiene un gran ritmo, no hay tiempos muertos, ni relleno alguno.

Brilla la música de Max Richter, y lo hace especialmente en los títulos de crédito finales.

John Madden no es un gran cineasta pero en esta ocasión dirige con mano maestra. Acierta en todas sus decisiones. Nacido en Porsmouth, Inglaterra, el 8 de abril de 1949, sus dos anteriores films fueron “El exótico Hotel Marigold” y “El nuevo Hotel Marigold”. En su filmografía también están “Shackespeare in love”, “La deuda” y “La mandolina del Capitán Corelli”.

“El Caso Sloane” es un gran thriller, intenso, que muestra este mundo actual del que ya nos hablaba el gran Enrique Santos Discépolo en su tango “Cambalache”.

José López Pérez

@JLPnosolocine

Artículo relacionado

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Mal genio”

Nuestra película de la semana es “Le redoutable (Mal genio)”. Aquí podéis recuperar mi crítica. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *