“Comediants” ha sido, y es, uno de los grupos de teatro más importante e internacional de nuestro país, creado en Catalunya hace 40 años y que llenó, y sigue llenando, de luz y alegría las calles, plazas, estadios y óperas de las ciudades de todo el mundo. Con el documental “Comediants, con el sol en la maleta” (“Comediants, amb el sol a la maleta”, 2012), que ahora se ha estrenado en Catalunya y que posteriormente llegará a Madrid y a los cines de otras capitales españolas, se rinde un justo homenaje a los 40 años de su incansable e imaginativo trabajo por un teatro diferente, donde la fiesta y la alegría se combina con la reflexión y la crítica social. Dirigido por Elisenda Dalmau y Héctor Muniesa, el documental es un ejemplo de cómo a través de un grupo como “Comediants” se puede desarrollar la historia de 40 años de un país, porque en gran medida la historia de “Comediants” es la historia del país, de cómo se pasó de una España gris y silenciosa a una España luminosa y sonora. Realizado con la misma imaginación que “Els Comediants” imprime a sus espectáculos, a partir de un guión de los dos directores más la colaboración imprescindible de Joan Font y Jaume Bernadet, los motores indiscutibles del grupo, el documental recoge diversos y fundamentales testimonios de los miembros de la compañía, al que acompaña un variado material documental de muchos de los espectáculos creados por “Comediants”, desde el Carnaval de Venecia a las Olimpiadas del 92 en Barcelona, pasando porla Firadel Teatre al carrer de Tárrega ola Expo92 de Sevilla, así como opiniones de profesionales del mundo del teatro, de la música y del espectáculo sobre la importancia de estos 40 años de “Els Comediants”.

Lo mejor del documental, dirigido con gran acierto por Elisenda Dalmau y Héctor Muniesa, es que ha sabido incorporar a su narración las peculiares técnicas de la compañía, desde las sombras chinescas (que es como se inicia el documental de forma casi mágica) a las marionetas, los gigantes y cabezudos y toda la parafernalia creativa que ha caracterizado la personalidad y el trabajo de “Els Comediants”. La fiesta como elemento fundamental de la filosofía, no tan solo teatral, si no de vida, del grupo está recogida en el documental, para hacer llegar al espectador la dimensión que el grupo ha dado a su trabajo a lo largo de estos 40 años, con el sol, la luz, la música y la libertad como elementos fundamentales de su creatividad. Un documental modélico que se convierte no solo en un rendido y justo homenaje a uno de los grupos más importante que ha dado el teatro mundial a lo largo de los últimos cincuenta años, si no también en un indiscutible testimonio de toda una época, donde los sueños podían ser realidad y la libertad estaba a la vuelta de la esquina.

Ruiz de Villalobos