Home / Cine Español / A contracorriente apuesta por el cortometraje. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

A contracorriente apuesta por el cortometraje. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

La productora A Contracorriente (“La Librería”), distribuidora (“Wonder Wheel”) y exhibidora (Cines Verdi, Cines Conde Duque), presentó la noche del miércoles 29 de noviembre un nuevo y atractivo proyecto (aunque también arriesgado), como es el de proyectar cortometrajes en sesiones comerciales y con un precio de entrada (entre 1 y 3 euros) que, en los próximos meses (empezando el 15 de diciembre con “Los desheredados”), se irán estrenando en salas de toda España de una manera autónoma, con horarios propios y sin ir pegados a ninguna película de largometraje.

Se trata de una muy interesante iniciativa que puede facilitar que el cortometraje, un formato tan importante como el largometraje, tenga cara y ojos para el gran público y no tenga que moverse exclusivamente en los ghettos de los festivales.

Para presentar este atrevido proyecto (al que ineludiblemente se le debe dar toda la ayuda posible), Adolfo Blanco Lucas, consejero delegado de A Contracorriente presentó tres cortometrajes que están preseleccionados para los Premios Goya y que serán exhibidos a lo largo de esta campaña de apoyo y promoción del cortometraje en nuestro país. Junto a él estaban los tres directores de los cortometrajes como Laura Ferrés (“Los desheredados”), Fernando Pomares (“Morning cowboy”) y Carlos Solano (“Extraños en la  carretera”).

Los tres cortometrajes se proyectaron en orden inverso, empezando por “Extraños en la carretera” (19 minutos), tercer cortometraje de Carlos Solano, un excelente thriller, con giro final, muy bien interpretado por dos actores profesionales como Mike Esparbé (“Barcelona, noche de verano”) y Macarena García (Goya a la mejor actriz revelación en 2012 por “Blancanieves”), donde se desarrolla el tema de la confianza en los demás y de las sorpresas que puede dar la vida. Rodada con ritmo trepidante, a partir de un inteligente guión de Carlos C. Tomé, una magnífica fotografía de Borja López Díaz, con espectaculares escenas de noche y con coches, así como una adecuada banda sonora de Iván Palomares fue, sin lugar a dudas, lo mejor de esa noche de cortos y el descubrimiento de un director, Carlos Solano, que tiene muchas cosas que decir en el cine español del próximo presente.

En segundo lugar se proyectó “Morning cowboy” (12 minutos), una inteligente película de animación de Fernando Pomares y Elena Pomares, con guión del propio Fernando Pomares, que es un estupendo trabajo de caligrafía a partir del fondo blanco para ir desarrollando, dibujo a dibujo, una historia tan sencilla como real, en la que un hombre corriente en una mañana cualquiera se viste de cowboy para ir al trabajo. Un viaje emocional por su pasado y sus ilusiones. La aventura de un hombre que sueña despierto para escapar de su realidad. Tanto el dibujo, como el ritmo narrativo, las peripecias que vive el protagonista y ese final a la vez idílico y desesperanzador, conforman un excelente cortometraje de animación que muestra bien a las claras la capacidad de su director Fernando Pomares.

Para cerrar esta mini fiesta del cortometraje, que A Contracorriente inicia con ganas y con fuerza (dos elementos claves para ir por el mundo del cine), se proyectó el cortometraje más esperado “Los desheredados” (18 minutos), el segundo largometraje en la carrera de Laura Ferrés, que llega avalado con el Premio Descubrimiento Leica Cine de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes 2017 (en una nueva muestra de que los premios no son de este mundo, pero tampoco se sabe de cual), y que para el cronista (quizás porque las perspectivas siempre superan la realidad), fue lo más flojo de esa noche de cortometrajes.

“Los desheredados” es una película hecha desde el corazón, pero le falta ese toque mágico que debe tener el cine para emocionar, vibrar, reír y llorar con la historia. Laura Ferrés ha hecho un retrato de las vicisitudes que vivió su padre Pere Ferrés, de 53 años, propietario de una empresa de autocares y a quien la escasez de ingresos le obliga a realizar despedidas de soltero donde los clientes suelen destrozar el vehículo y a vender el negocio familiar, ubicado en la población barcelonesa de El Prat de Llobregat.

Un cortometraje sentido y vivido en primera persona por Laura Ferrés, pero que no tiene las mínimas condiciones narrativas y cinematográficas para poder codearse con “Extraños en la carretera” y “Morning cowboy”. Lo cual hizo de ese mini festival de cortometrajes casi una “master class” sobre los infinitos, variados y complejos caminos que tiene el cortometraje y quienes transitan por él.

 

Ruiz de Villalobos

 

 

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Men in Black: International”: Mismo traje en otros maniquís

Nota inicial del editor: El blockbuster de esta semana es “Men in Black: International”. Os …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO