Desde que tengo uso de razón siempre me ha interesado el mundo de la magia. Todavía recuerdo aquel sencillo programa televisivo, en blanco y negro, titulado “Las manos mágicas” que servía para enlazar programas de mayor duración y tapar huecos de programación.

“Ahora me ves”, cuyo título original es “Now you see mee”, es una propuesta atractiva para los amantes de la magia y garantiza diversión, logra entretener.

Estamos ante una propuesta con un gran arranque (aunque se le ve un poco el plumero), que consigue sorprender, en el que alguien misterioso logra formar un Dream Team de magos de diferentes especialidades para que trabajen juntos en espectáculos en directo.

Los primeros 45 minutos funcionan muy bien, pero a partir de ahí hay un exceso de efectismo, con las típicas escenas de persecuciones de coches y una historia de amor que se muestra muy forzada. El final desmerece, es excesivamente comercial, pero aún así, “Ahora me ves” garantiza un buen rato. Mezcla atracos con trucos de magia, funciona bien en ese aspecto, con una escena cumbre cuando desde el escenario un espectador se trasladará a una entidad bancaria de París. Todo es ligero, pero es un tipo de cine comercial con cierto interés.

El francés Louis Leterrier (París, 17 de junio de 1973) sabe sacar partido a la historia, sobre todo al principio y eso que su curriculum no invitaba precisamente a que fuera capaz de llevar este film a buen puerto (“Furia de Titanes”, “Transporter 2”, “El increíble Hulk”, “Danny the dog”, “Transporter”).

Se nota la mano de Boaz Yakin en el guión, en el que también ha participado Edward Ricourt.

En el reparto están Mark Ruffalo, Jesse Eisenberg, Dave Franco, Woody Harrelson, Isla Fisher, Morgan Freeman, Melànie Laurent y Michael Caine. Todos tienen su momento de lucimiento como intérpretes.

En definitiva, “Ahora me ves” es una buena muestra de cine escapista, en el doble sentido del término, que está algo por encima del habitual cine comercial de Hollywood.

José López Pérez