Home / Cine Clásico / Crítica de la película “Alemania, año cero” (1948). Por Mario Delgado Barrio

Crítica de la película “Alemania, año cero” (1948). Por Mario Delgado Barrio

Ficha técnica.- Título original: “Germania anno zero”. Año: 1948. Duración: 74 minutos. Producción: Italia – Francia – Alemania. Guión: Roberto Rosellini y Carlo Lizani según una idea de Basilio Franchino. Fotografía: Robert Juillard. Música: Renzo Rosellini. Dirección: Roberto Rosellini. Intérpretes: Edmund Moeschke (Edmund), Ernst Pittschau (El padre), Ingetrud Hinze (Eva), Bárbara Hintz (Thiulde), Franz Otto Kruger (Karl-Heinz), Alexandra Manys (La amiga), Erich Guhne (El maestro).

alemania-ano-cero_83083

Argumento.- Al acabar la Segunda Guerra Mundial, Berlin es una ciudad completamente arrasada y en ella, Edmund, un niño de 12 años intenta sobrevivir superando dificultades sin cuento.

 

Neorrealismo italiano.- Fue un movimiento cinematográfico que apareció en Italia, como consecuencia de que al estar los estudios destruidos por los bombardeos, los directores de cine sacaron las cámaras a las calles rodando lo que veían y utilizando frecuentemente actores no profesionales, con lo que cambió radicalmente la forma de hacer cine. Se inició en 1945 con “Roma, ciudad abierta”, una obra maestra de Roberto Rosellini y cuenta con otras grande películas como “El limpiabotas”, de 1946 y “Ladrón de bicicletas”, de 1948  ambas de Vittorio De Sica, “La terra trema”, de Luchino Visconti, de 1948, “Juventud perdida”, de Pietro Germi, en 1948, “Vivir en paz”, de Luigi Zampa, en 1948 o “El empleo”, de Ermanno Olmi, en 1961. En estas películas quedó reflejado, como un auténtico documento histórico, la Italia triste y hambrienta de la postguerra y además denunciaron las condiciones de vida miserables y por supuesto se suprimieron los finales felices y acomodaticios.

 

Comentario.- El crítico de cine Miguel Ángel Palomo escribió en su día en “El país”: “El maestro Rosellini crea una película terrible, virulenta y amarga y a la par bellísima, una reflexión de inaudita dureza sobre los horrores de la guerra”. Esta obra maestra de Rosellini completa su magnífica trilogía sobre la IIGM, junto con “Roma ciudad abierta” y Paisa” y nos muestra claramente la herida que el nazismo dejó en Alemania y que afectó profundamente a la generación del protagonista, un niño de 12 años. Con una perfecta fotografía de Robert Juillard podemos contemplar la soledad de Edmund, con unas imágenes escalofriantes en las que vemos al niño vagar por las calles sin rumbo fijo, y en medio de un paisaje desolador, pleno de ruinas y escombros, recorriendo los edificios destruidos en busca de alimentos para su familia, en uno de esos paseos se encuentra con un antiguo profesor suyo, que justifica el nazismo diciéndole: “Los débiles deben sucumbir y dejar paso a los fuertes”, esta funesta frase lleva al niño a tomar una drástica determinación que nos conduce a uno de los finales más tristes  y  desesperanzados de la historia del cine. Rosellini refleja nítidamente la realidad de la postguerra alemana: destrucción, hambre y muerte y hace hincapié en la miseria de un pueblo que no supo enfrentarse a la dictadura nazi y vemos situaciones extremas, en una historia escalofriante y difícil de olvidar. La responsabilidad del pueblo alemán en la barbarie nazi es presentada por el director con el discurso que el padre de Edmund le dirige: “Todo me ha sido arrebatado, mi dinero por la inflación, mis hijos por Hitler. Hemos presenciado cómo se acercaba la tragedia pero hemos permanecido impasibles ante ella y ahora sufrimos las consecuencias. Debería haberme rebelado, pero fui demasiado débil, todos debemos ser conscientes de nuestras culpas, pero los lamentos no sirven para nada y la desesperanza llega al límite cuando se comprueba que la caída del Tercer Reich no ha producido la caída de su ideología”.

alemania-ano-cero-L-NDm1zy

Anecdotario.- Roberto Rosellini fue el padre del llamado “neorrealismo italiano” y uno de los mejores directores de cine europeos de toda la historia, tuvo un romance con la gran actriz italiana Anna Magnani, a la que abandonó para comenzar su famosa aventura amorosa con la también actriz Ingrid Bergman, que impresionada al ver las películas “Roma, ciudad abierta” y “Paisa” le escribió una carta en la que se ofrecía para trabajar en una película suya,  y no fue una sino seis, las veces que la dirigió, esta relación causó un gran escándalo, pues la dejó embarazada  cuando ambos estaban casados con otras personas, por lo que la actriz fue declarada “persona non grata” en territorio estadounidense y tuvo que exiliarse en Italia. Era aficionado a rodar sus películas con actores no profesionales y a este respecto comentó en una entrevista: “Para crear el personaje que uno tiene in mente, es necesario para el director entablar una batalla con el actor, que normalmente termina con el director sometido a los deseos del actor y como no quiero estar malgastando mis energías en una batalla como ésta, solo uso actores profesionales en contadas ocasiones”. Se comentó a este respecto que Rosellini reescribía sus guiones según los sentimientos y sugerencias de sus actores no profesionales. Edmund Moeschke fue descubierto  cuando tenía 11 años y actuaba junto a sus padres en un circo, elegido por Rosellini, al acabar esta película no volvió a tener relaciones con el cine y lo mismo ocurrió con la actriz Alexandra Manys.

roberto-rossellini

Mario Delgado Barrio

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Estrenos de cine en España del 12 de abril de 2019

En principio hoy hay 10 estrenos en España (si hay alguno más, ampliaremos la información …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO