El próximo viernes, 11 de octubre se estrena en España, con 60 copias y distribuida por Golem, “Caníbal”. Acaba de pasar por el festival de cine de San Sebastián.

Estamos ante una producción entre España, La Loma Blanca (la compañía de Martín Cuenca) y Mod Producciones, Rumanía (Libra Film), Rusia (CTB Film Company Ltd) y Francia (Luminor).

MANUEL MARTÍN CUENCA

Manuel Martín Cuenca (Almería, 30 de noviembre de 1964) es uno de nuestros cineastas más personales e interesantes. Su filmografía es brillante: “La flaqueza del bolchevique”, “Malas temporadas”, “La mitad de Óscar”.

Cada vez su cine es menos artificioso, más minimalista, es como si persiguiera llegar a la esencia. Cada vez le interesan más los tabús, en el caso de “La mitad de Óscar” eran las relaciones sexuales y afectivas entre hermanos.

“Caníbal” trata un tema muy duro y lo hace sin buscar la génesis, es una decisión arriesgada, muy acertada, que provoca que el espectador imagine parte de las situaciones. “Caníbal” tiene un ritmo lento que permite que la historia respire para ir avanzando hasta alcanzar el clímax. Martin Cuenca parte de la “normalidad”, presentándonos a un sastre de pocas palabras, del que nadie sospecharía.

EL CANÍBAL

Antonio de la Torre es el caníbal del título. Alguien aparentemente normal, que no conoce lo que es el amor y que no parece especialmente torturado. Es un ser solitario que al mismo tiempo se siente víctima de sí mismo.

El guión lo ha escrito Martín junto a Alejandro Hernández Díaz con el que trabaja habitualmente. Está inspirado muy libremente en la novela del cubano Humberto Arenal, fallecido en 2012. El texto de Arenal se desarrollaba en La Habana.

El amor y la redención son dos de los temas centrales de la película que es muy dura, más por lo que nunca se muestra. También la religión es uno de los temas recurrentes.

El film no tiene banda sonora en la búsqueda de realismo y al mismo tiempo para potenciar la cercanía con el espectador.

Se rodó en Granada, Güejar Sierra, Motril y Sierra Nevada, del 28 de enero al 8 de abril de 2013.

ANTONIO DE LA TORRE Y OLIMPIA MELINTE

La gran revelación de la película es la joven actriz rumana Olimpia Melinte que interpreta dos personajes diferentes y dará mucho que hablar. Es una firme candidata a como mínimo ser nominada para los próximos premios Goya. Melinte antes del rodaje no sabía hablar castellano y en pantalla demuestra buena dicción y dominar en todo momento la escena.

Antonio de la Torre demuestra una vez más que es uno de los mejores actores españoles. Sabe como pocos mirar a cámara y hacer suyos los personajes. En esta ocasión habla poco pero dice mucho. Gran gestualidad, dominio de los silencios y varias secuencias de gran solvencia. Interpreta a un asesino en serie del que nunca llegaremos a tener mucha información.

La escena de la confesión demuestra que ambos lograron tener gran complicidad. Solo por esa escena-valga la redundancia- ya vale la pena pagar el precio de la entrada.

 José López Pérez

Fotos: José López Pérez