Home / Cine Clásico / Crítica de la película clásica “Forajidos” (1946). Por Mario Delgado Barrio

Crítica de la película clásica “Forajidos” (1946). Por Mario Delgado Barrio

0 foraFicha técnica.- Título original: “The Killers”. Año: 1946. Duración: 105 minutos. Producción: Mark Hellinger. Guión: Tony Veiller según el relato de Ernest Hemingway. Fotografía: Woody Bredell. Música: Miklós Rozsa. Dirección: Robert Siodmak. Intérpretes: Burt Lancaster (El sueco), Ava Gardner (Kitty), Edmond O`Brien (Riordan), Sam Levene (Luvinsky), Albert Dekker (Colfax), William Conrad (Max), Charles McGraw (Al), Vince Barnett (Charleston).

 

Forajidos-355611107-largeArgumento.- Dos asesinos a sueldo llegan a un tranquilo pueblo y buscan a Ole Anderson, apodado “El sueco”, para matarle y aunque es avisado por su compañero de trabajo, no se escapa ni se defiende sino que espera con resignación, por lo que es asesinado en su habitación y a partir de ese momento se reconstruye su vida anterior para explicar el por qué se ha dejado matar.

 

Comentario.- Obra maestra del cine en general y una de las películas cumbre del género negro en su más pura acepción, pues aparece en ella “la mujer fatal”, figura emblemática y piedra angular del género que causa la perdición del hombre al que ha seducido. La película es un muestrario de temas característicos del cine negro: boxeo, cárcel, atraco y un grupo heterogéneo de delincuentes: “El sueco” es un perdedor nato, perdidamente enamorado de una mujer por la que es capaz de inculparse de un robo para evitar que ella vaya a la cárcel. Kitty es la mujer hermosa, ambiciosa y traicionera que solo actúa en beneficio propio, ella misma se define: “Soy un veneno para mí y para los que me rodean”, Colfax es el jefe de la banda que organiza el atraco y la traición posterior para quedarse con la mujer y el dinero, Charleston es un delincuente de poca monta, entrañable y enternecedor, amante de las estrellas, compañero de celda de “El sueco” que le explica el nombre de cada una de ellas, Al y Max son dos asesinos a sueldo que matan a cambio de dinero, magistralmente interpretados por dos secundarios de lujo como William Conrad y Charles McGraw, que crearon escuela para films posteriores. Para reconstruir la vida del protagonista Siodmak nos ofrece once “flashbacks”, técnica característica del género. Los primeros 11 minutos son realmente antológicos: Un coche circula de noche por una carretera desierta y llega a un tranquilo pueblo, dos hombres caminan por una pequeña y desierta plaza vigilando todos sus rincones y finalmente se introducen en un bar de clientes fijos para después ir a la habitación de “ El sueco” y asesinarle en una inolvidable secuencia en la que se ilumina la pantalla solamente con los fogonazos de los disparos asesinos, el atraco se presenta mediante un plano secuencia con la cámara en grúa y resulta de una expresividad cinematográfica suprema, inolvidable la primera aparición de Kitty, sentada al lado del pianista de espaldas a la cámara y gira su cabeza, Siodmak entonces nos regala un primer plano – para la eternidad- del bellísimo rostro de Ava Gardner, “El sueco” hipnotizado se olvida de su novia que abandona el club, la crueldad del mundo del boxeo se nos muestra mediante un sanguinario combate filmado cámara en mano, con abundantes primeros planos y mediante una excelente fotografía de luces y sombras contrastadas. En la secuencia final vemos a Katty suplicándole a su marido moribundo que la libere de la cárcel, el primer plano de su bello rostro es la viva imagen de su maldad innata. Burt Lancaster convincente, Ava Gardner bellísima y unos secundarios de lujo, los ya citados asesinos y Sam Leve, Edmond O`Brien y Albert Dekker, con mención especial para Vince Barnett, que realiza una auténtica creación de su entrañable personaje, el delincuente amante de las estrellas. En resumen, una película sobre un pasado inolvidable e irrenunciable que se hace presente y que nos lleva a un trágico futuro, Robert Siodmak, especialista del género negro consiguió su obra maestra.

 

peliculas4935188898Anecdotario.- La película estuvo nominada a los Oscar de mejor director, guión adaptado y banda sonora. Burt Lancaster que había trabajado como acróbata de circo, debutó en el cine con esta película, al principio trabajó en el cine negro- “El abrazo de la muerte”, “Al volver a la vida” o “Voces de muerte” y en excelentes películas de aventuras como “El halcón y la flecha” o “El temible burlón”, llegando a ser con el tiempo uno de los más grandes actores de la historia del cine, ganador del Oscar por “El fuego y la palabra”, de Richard Brooks y nominado en 1953 por “De aquí a la eternidad”, de Fred Zinneman, en 1962 por “El hombre de Alcatraz”, de John Frankenheimer y en 1980 por “Atlantic City”, de Louis Malle, consagrado mundialmente al ser dirigido por Luchino Visconti en “El gatopardo”, en 1963 y “Confidencias”, en 1974 y por Bertolucci en “Novecento”, en 1976. Ava Gardner, un auténtico mito del séptimo arte, fue conocida como “el animal más bello del mundo”, entró en el mundo del cine por casualidad, cuando su cuñado fotógrafo le hizo unas fotografías que expuso en el escaparate de su estudio y al ser visto por Barnard Duhan, un caza talentos de la MGM, fascinado por su belleza intento, sin conseguirlo hablar con ella, y fue su hermana la que envió información a la compañía, sus directivos entonces se pusieron en contacto con Ava y le firmaron un contrato de siete años, tal vez su extraordinaria belleza ha impedido que se hable de sus condiciones de actriz, que demostró sobradamente en películas como “La noche de la iguana”, de John Huston, “Las nieves del Kilimanjaro”, de Henry King, “La condesa descalza”, de Joseph L. Mankiewicz, “La hora final”, de Stanley Kramer o “Mogambo”, de John Ford, por la que fue nominada al Oscar. Tuvo una tormentosa vida amorosa y estuvo casada con el actor Mickey Rooney, con el famoso clarinetista de jazz Artie Shaw y con Frank Sinatra que fue el amor de su vida, con una relación amor-odio. Cuando rodaba en España ,en Tossa de Mar, “Pandora y el holandés errante”, de Albert Lewin se enamoró de nuestro país y se quedó a vivir en Madrid, teniendo sonados romances con los toreros Mario Cabré y Luis Miguel Dominguín, finalmente marchó a Londres donde murió en malas condiciones por sus problemas con el alcohol . William Conrad, un magnifico actor secundario, sirvió como piloto de combate en la IIGM dejando el ejército con el grado de capitán, fue fundamentalmente actor de radio y alcanzó popularidad al protagonizar la serie de TV “Cannon” en el papel de un detective gordo y aficionado a la buena mesa. Albert Dekker fue un eficaz actor secundario especializado en papeles de delincuente, murió en circunstancias muy extrañas, pues su cuerpo apareció desnudo en su bañera con una soga alrededor del cuello y distintas heridas en su cuerpo.

 

Mario Delgado Barrio

 

About JLP jose

Check Also

Prometedor primer tráiler de “Star Wars: Episodio IX”. Damos algunas pistas sobre el film que se estrena el 20 de diciembre

El 20 de diciembre se estrenará “Star Wars. Episodio 9” que cierra la mítica saga …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO