Home / Cine Made in USA / Crítica de la película “Creed: la leyenda de Rocky” (2015): The show must go on

Crítica de la película “Creed: la leyenda de Rocky” (2015): The show must go on

La primera sensación es que “Creed: la leyenda de Rocky” es la entrega más redonda de la saga, la más emotiva, quizá la más épica.

Sylvester Stallone como entrenador y Michael B. Jordan como boxeador forman un tándem irresistible.

En 1976 John G. Avildsen dirigió la primera entrega, “Rocky”, un film que sorprendentemente obtuvo 3 Oscars, entre ellos el de mejor película y mejor director. Hubo 5 entregas más.

La séptima es probablemente el renacimiento y al mismo tiempo el inicio de la historia de un nuevo héroe, Adonis Johnson, hijo del legendario Apollo Creed.

El guión de Ryan Coogler y Aaron Convington no es del todo redondo (se le ven demasiado las costuras, por momentos es muy simplón y le falta algo de background a algunos personajes, eso sí, el homenaje funciona fluidamente), pero la dirección de Coogler suple estas carencias para lograr que el público de varias generaciones se enganche al film.

Cuando era niño triunfaba en la televisión franquista el boxeo, TVE española emitía muchos combates. Varios boxeadores españoles eran ídolos de masas, entre ellos Pedro Carrasco, José Manuel Ibar “Urtain”, José Durán, Alfredo Evangelista, Gómez Fouz, José Legrá o Dum dum Pacheco, también eran los tiempos de los foráneos Cassius Clay, de Óscar Ringo Bonavena o Joe Frazier. Luego este deporte dejó de estar en la gran escena, el público masivo dejó de interesarse, se consideró que era brutal y los combates desaparecieron de la televisión hasta que años después los recuperó Canal +.

En cine hay muchos films de temática boxística y de épocas muy diferentes, fundamentalmente made in USA, títulos como “Campeón”, “Más dura será la caída”, “Million dollar baby o “Huracán Carter” han sido grandes éxitos. Quizá ninguno de estos títulos han tenido la repercusión de los de la saga Rocky.

Con “Creed” regresa a la pantalla, en forma de blockbuster, por la puerta grande este deporte. El film que quizá es algo largo (132 minutos) tiene todos los elementos necesarios para que el público afín vibre con ese pelea final, tan larga y emocionante, y al mismo tiempo se emocione con la escena final. Lo más flojo quizá sea la sub trama romántica que de todas maneras es característica de este tipo de films, tras el final de la proyección todo está preparado para que el Show continúe, para que la melancolía adquiera mayor dimensión.

José López Pérez

@JLPnosolocine

 

About JLP jose

Check Also

Crítica de la película “Utoya, 22 de julio”: Experiencia inmersiva

La noticia conmocionó a todo el planeta. Recuerdo muy bien las primeras informaciones que aparecieron …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO