“El atlas de las nubes” tiene todos los elementos necesarios para generar posiciones encontradas, amores y odios.

Basada en la novela de David Mitchell, la han dirigido el alemán Tom Tykwer (“Corre Lola, corre”, “El Perfume”, “La princesa y el guerrero) y los estadounidense Andy y Lana (antes Larry) Wachowski. Parece que Tykwer ha dirigido 3 de los seis fragmentos que conforman el film.

“Cloud atlas”, su título original, es un film que consta de seis historias independientes que van avanzando en paralelo, esto genera al principio en el espectador una sensación de apabullamiento que puede ir in crescendo si alguna de las tramas no acaban de interesar. Uno de las historias nos lleva al siglo XIX, otra a los años 30 del siglo pasado, hay una de los años 70, una en el presenta y dos en el futuro, una en 2144 y otra en 2321.

El film se mueve entre el cine de ciencia ficción, el de aventuras, el thriller, el histórico y el alegato gay.

El film quiere abarcar mucho, es pretencioso, excesivamente filosófico y falsamente trascendente. Conceptualmente no funciona.

Maneja muy bien las elipsis en sus seis tiempos, a nivel visual es impecable, una maravilla, aunque hay una tendencia a lo desmesurado.

Estamos ante un trabajo decididamente kitsch y por momentos ñoño. Dura casi tres horas, se hace demasiado largo.

En las historias de ciencia ficción hay claras referencias a “Soylent Green” y “Blade Runner”.

Todos los protagonistas intervienen en varias historias y en ocasiones son difíciles de reconocer, este ejercicio puede llegar a entorpecer la visión del film como un todo, por el continuity de la narración. Hay en algunos casos un exceso de maquillaje. En el reparto están Tom Hanks, Halle Berry, Du-Na Bae, Keith David, Xun Zhou, Jim Broadbent, Jim Sturges, James D´Arcy, Ben Whishaw, David Gyasi, Hugh Grant, Hugo Weaving y Susan Sarandon.

Es excelente la banda sonora que firman Reinhold Heil, Johnny Klimek y Tom Tykwer. No hay que perderse los títulos de crédito finales.


En definitiva estamos ante un film con claras contradicciones y que da mucho menos de lo que promete, que nos habla de la reencarnación, del sentido de la vida y de temas trascendentes pero que no profundiza, que no emociona y que pese a sus aciertos no acaba de funcionar.

“El atlas de las nubes” es una coproducción independiente entre Estados Unidos, Singapur, Hong Kong y Alemania.

José López Pérez