Home / Audio / Música / Crítica de la película «Gracias a Dios». Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Crítica de la película «Gracias a Dios». Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

No es así, Ozon, no es así

Sobre “Gracias a Dios” o la inutilidad del cine

François Ozon (París, 1967), es un director tan apasionante como irregular, con verdaderas obras maestras como “En la casa” (2012) y “Frantz” (2016), y películas horrorosas como “Joven y bonita” (2013) y “El amante doble” (2017). Ahora vuelve a rizar el rizo de los despropósitos con una película tan ridícula y tan inútil como “Gracias Dios” (2018), un supuesto testimonio (¿o denuncia?) de un escandaloso caso de pederastia en la Iglesia, ocurrido en Lyon, y cuyos responsables han sido juzgados y condenados. El primer problema de Ozon es que parece ignorar que por encima de las personas, antes, ahora y después, están las instituciones, sea la Iglesia que sea, los Ayuntamientos, los Gobiernos, la Judicatura, etc., etc., que es el peaje que debe pagar esta enfermiza democracia que vive la sociedad occidental. Las instituciones, buenas, malas o mediocres nunca serán abolidas, nunca serán culpables, nunca serán destruidas. El segundo problema de Ozon es que una película como “Gracias a Dios” no puede tener una duración de más de 2 horas, repitiendo y repitiendo, situaciones, personajes y mensajes, porque termina por aburrir al personal y la posible fuerza del testimonio de unos hechos terribles y vergonzosos pierde intensidad y eficacia. El tercer problema de Ozo es como narra la historia. En una película como “Gracias a Dios” no se puede utilizar los flashbacks para dimensionar los abusos del sacerdote pederasta en el campamento de los pequeños scouts. Es algo inadmisible en un director de la categoría de Ozon, que para bien o para mal sabe de cine y ha realizado grandes películas. Son unos flashbacks ridículos, innecesarios y hasta pudorosos, porque si se quiere demostrar el desgarro de lo que es una violación por parte de un sacerdote pederasta se debe llegar a lo más, si se quiere, morboso de la situación, o si no dejar que cada espectador imagine lo que quiera o pueda imaginar. “Gracias a Dios” es una película doblemente fallida por dos poderosas razones: porque toca un tema muy serio, muy tremendo, de forma tan superficial que da rabia, y porque el conjunto de personajes (no importan si son reales o ficcionados por el guionista y director) es patético. Los tres conductores de la trama son un católico radical, un ateo airado y un desarraigado social y ninguno de ellos tiene la fuerza para empatizar con el espectador, porque son tan tópicos, tan déjà vu, que no se pueden creer, ni se puede compartir su drama y su dolor.

El cine inútil, el cine innecesario, tiene su mejor representación en esta última película de François Ozon, porque, no es así, Ozon, no es así, como se deben descubrir las historias ocultas de las instituciones, que se quiera o no se quiera, siempre serán inviolables.

Sobre Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Periodista cultural,Crítico de Cine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Próximos estrenos de A Contracorriente Films

La distribuidora barcelonesa A Contracorriente que dirige Adolfo Blanco Lucas, ha anunciado sus próximos estrenos. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO