PREVIO

Hace unas semanas entrevisté a Marco Tullio Giordana en Barcelona, cuando en el marco de la primera Mostra de cine italiano, vino a presentar su última película, la magistral “Relato de una masacre”.

La conversación con Giordana me hizo recordar “La mejor juventud” que nació como serie de televisión y que tras un cambio de gobierno estuvo mucho tiempo en un cajón sin ser emitida. Posteriormente, dividida en dos partes de tres horas cada una, se pasó en el festival de Cannes de 2003, donde logró el gran premio en la sección “Un certain regard” (Una cierta mirada). Más tarde logró 6 premios David de Donatello, los equivalentes a nuestros Goya pero del cine italiano, en 2004.

Fue un gran éxito de público y crítica.

Sin embargo, en España, también dividida en dos partes, distribuida por Araba Films, pasó de puntillas por la cartelera, sin ningún tipo de promoción ni eco mediático. Cuando la vi hace unos años en la Filmoteca de Catalunya (la antigua sala Aquitania) la proyección se cerró con una larga ovación. Está editada en DVD (2 discos), os recomiendo que la compréis porque no os defraudará, descubriréis una joya, además se vende a precio muy económico.

En España, por lo tanto, “La mejor juventud” es una película prácticamente desconocida.

LA MEJOR JUVENTUD

Marco Tullio Giordana nació en Milán el 1 de octubre de 1950, es guionista y director. De toda su filmografía que incluye 12 films solo se han estrenado dos, “La mejor juventud” (su octavo largometraje) y “Desde que naces ya no puedes esconderte”, el mejor film que he visto sobre el tema de la inmigración, que también pasó desapercibido para el gran público y estuvo muy poco tiempo en la cartelera. También ha trabajado mucho en televisión.

Sin ninguna duda, “La mejor juventud” es una de las mejores películas que he visto, y es la mejor que recuerdo narrada linealmente sin ningún flashback ni recurso similar, nos muestra 4 décadas de la vida de una saga familiar, que arranca al principio de los años sesenta del siglo pasado.

Todo el amplio reparto brilla con luz propia, pero muy especialmente Luigi Lo Cascio y Alessio Boni, como los hermanos Caratti, les acompañan Adriana Asti, Sonia Bergamasco, Maya Sansa, Fabricio Gifuni, Jasmine Trinca y Camila Filippi.

Todos los personajes están muy bien elaborados.

El film cuenta la evolución de Italia (y casi de Europa) durante 4 décadas, desde una perspectiva muy próxima. Se centra en la familia Caratti, de clase media, y en concreto en Mateo y Nicola que van evolucionando a medida que avanza la narración, de modo que tras un viaje que inician juntos un verano, sus perspectivas de la vida y del mundo cambiarán por completo, conocerán a Giorgia, una bella y muy peculiar muchacha que dará un nuevo sentido a sus existencias. Los dos hermanos comparten libros, amigos y unas ganas de cambiar el mundo, pero el tiempo les hará modificar sus conductas y las de los que los rodean. Mateo, el mayor, es el que tiene una mayor conciencia social, acabará entrando en la policía. Por su parte, Nicola, el menor decidirá dedicarse a la psiquiatría.

“La mejor juventud” no tiene ni un solo segundo de tiempo muerto. Tiene elementos de cine social, de thriller, dramáticos y presenta una historia lineal, cronológica. Hay muchos personajes secundarios y todos tienen importancia en el desarrollo de la historia.

Estamos ante una película densa, en la que tienen gran importancia las casualidades, casi al estilo del gran Milan Kundera, muy realista y con un pequeño guiño final, entrañable, de realismo mágico.

“La mejor juventud” es una oda a la vida, al amor al cine y su visionado provoca ganas de disfrutar de la vida.

LOS AÑOS SOÑADOS

La segunda parte del film, de tres horas de duración igual que la primera, se titula “Los años soñados”, en referencia igual que el título del film, de una colección de poemas sobre la región de Friuli escritos por Pier Paolo Pasolini, y de una antigua canción que todavía siguen cantando las tropas Alpinas desde la primera guerra mundial.

Es excelso el guión que firman Sandro Petraglia y Stefano Rulli. Logran que nos impregnemos de una sensación total de realidad. Los diálogos tienen un gran sentido de síntesis.

También destaca la música, en la que hay grandes canciones de todos los estilos de la época que narra. Hay rock, pop, jazz, canción protesta, étnica…

La fotografía de Roberto Forza está muy lograda, potencia todo lo que puede, que es mucho, la historia.

“La mejor juventud” logra conmover, que atrapa al espectador, que emociona y subyuga.

Destaca por su equilibrio, por su armonía.

José López Pérez