Home / Cine Español / CRÍTICA DE LA PELÍCULA “LOS MUERTOS NO SE TOCAN, NENE”: BRILLAN LOS SECUNDARIOS. GRAN TRIBUTO AL GRAN RAFAEL AZCONA

CRÍTICA DE LA PELÍCULA “LOS MUERTOS NO SE TOCAN, NENE”: BRILLAN LOS SECUNDARIOS. GRAN TRIBUTO AL GRAN RAFAEL AZCONA

Rafael Azcona Fernández (Logroño, 24 de octubre de 1926-Madrid, 24 de marzo de 2008) es una figura clave del cine español. Probablemente el guionista que logró reivindicar la escritura, siempre en precario y depauperada en nuestro cine. Comenzó como novelista y trabajó en sus primeros tiempos con revistas humorísticas de la época como “La codorniz”. Entró en el mundo del cine al adaptar su novela “El pisito”, en 1959, que fue dirigida por Marco Ferreri.

El gran Azcona llegó a comentar que “(…) Me dedico a escribir guiones porque me resulta más fácil que escribir novelas”. Su segundo guión también fue con Ferreri, “El cochecito”. La película que nos ocupa está basada en su novela y nunca fue llevada al cine, conforma una trilogía con la que se le hace un homenaje póstumo.

Trabajó con los más grandes, entre ellos Berlanga (“El verdugo”, “Plácido”, “La escopeta nacional”, “La vaquilla”), José Luis Cuerda, Pedro Olea, Carlos Saura, José Luis García Sánchez, Fernando Trueba, Antonio Giménez Rico o Pedro Masó.

Le interesaba el retrato de su época y denunciar la miseria que entonces imperaba. Siempre colaboró con directores que compartieran su interés por reflejar la realidad española en el cine. Tenía un sentido del humor muy especial, irónico y alejado de la retórica. Le gustaba trabajar con muchos personajes, era un maestro de los diálogos.

Falleció el 24 de marzo de 200 a los 81 años de edad, tras sufrir desde hacía algún tiempo un cáncer de pulmón.

Juan Gona (Productor) y José Luis García Sánchez, amigos personales de Azcona, quisieron hacerle un homenaje póstumo rodando “Los muertos no se tocan, nene”. Para ello eligieron a David Trueba y Bernardo Sánchez para que escribieran el guión junto al propio José Luis García Sánchez.

El cartel creado por Antonio Mingote es pura artesanía.

José Luis García Sánchez (Salamanca, 22 de septiembre de 1941) es uno de nuestros grandes directores. En su trayectoria hay títulos clave como “Lázaro de Tormes”, “Tranvía a la malvarrosa”, “El vuelo de la paloma”, “Pasodoble”, “Divinas palabras”, “Las truchas”, “Colorín, colorado”, “El love feroz” o “La Corte de Faraón”.

Con todos estos mimbres iniciales era imposible que “Los muertos no se tocan, nene” fuera una mala película. Estamos ante el retrato de una época y un momento determinado. La semana santa de 1959 en Logroño, en pleno franquismo. Con elementos autobiográficos del propio Azcona, asistimos a todo lo que sucede cuando muere el bisabuelo de una familia de clase alta venida a menos, viviremos en el interior de la casa el ir y venir de amigos y familiares, el velorio y el entierro. Las miserias y los secretos saldrán a la luz. Todo con un humor negro por momentos, blanco en otros y luminoso en el resto. La base es realista. Tiene varios momentos especialmente divertidos, en un relato en el que vemos 4 generaciones, destacando cuando la criada y otros parias se disponen a ver la televisión y es imposible por problemas técnicos, la irrupción del sexo en varios momentos o cuando va mutando la cara del muerto para que no parezca que ha fallecido descojonándose de risa.

Si a todo esto le añadimos grandes actores, con un reparto muy coral, por desgracia poco habitual en los últimos tiempos, el resultado es gozoso y se aleja de las comedias que suelen poblar la cartelera.

En el reparto destaca Mariola Fuentes (Marbella, 12 de agosto de 1970), que está en estado de gracia como criada y chica para todo, es imposible separar actriz del personaje, con eso está todo dicho, su candidatura a los Goya debería estar cantada. Junto a ella Silvia Marsó, Álex Angulo, Carlos Iglesias y Blanca Romero están espléndidos. El reparto se completa con Carlos Álvarez Novoa, en un registro muy diferente al de “Solas”, Pepe Quero, Laurentino Rodríguez, Javier Godino, Airas Bispo, Tina Sáinz, Luis Bermejo, Pedro Civera, Fernando Chinarro y María Galiana. Todos tienen sus momentos de lucimiento. Como curiosidad, Novoa y Galiana vuelven a compartir escenas tras muchos años (“Solas”).

Rodada en Logroño y Asturias durante la pasada primavera, “Los muertos no se tocan, nene” nos hace reencontrarnos con el mejor cine español.

José López Pérez[]

 

About JLP jose

Check Also

Programa 194 de No Solo Cine en las Ondas

“Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia”. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO