Muy poco cine belga llega a nuestros cines, solamente el de los hermanos Dardenne.

“Marieke” es un drama de 2010, coproducción entre Bélgica y Alemania, escrito y dirigido por Sophie Schoukens.

Se centra en una muchacha joven que trabaja en una fábrica de bombones y sale con hombres mayores. Vive con su madre con la que no acaba de entenderse. La muerte del padre de Marieke años atrás, en extrañas circunstancias, sigue provocando consecuencias traumáticas.

Estamos ante un film reposado y hermético. Es una pequeña joya, en el que la protagonista Hande Kodja (6 de febrero de 1984) hace un gran trabajo. Su personaje es muy complejo y sabe llevarlo a buen puerto. Hande comenzó estudiando música en Waterloo (12 años de piano, 5 de teoría de la música y 4 de violín) para pasarse posteriormente al teatro en la escuela de Cristiano Labeau para terminar graduándose en el Conservatorio Nacional de Arte Dramático de París. En 2006 destacó en el film “Mi príncipe azul” al que siguieron “Capitan Achab” y “Family Affair”. Después de “Marieke” rodó “La chica poco probable”, a las órdenes de Wei Ling Chang.

Hande Kodja es una de las claves para que “Marieke” funcione, su voz, su gestualidad y sus movimientos hacen que el film avance.

Los fantasmas del pasado y las consecuencias de temas no cerrados, o mal gestionados, forman parte de la trama y adquieren mucha importancia.

Estamos ante un film algo lento y con una resolución posiblemente precipitada pero que demuestra que su directora tiene talento y está en disposición de empresas mayores.

José López Pérez