Home / Animación / Crítica de la película “Mascotas 2” (2019): Cuando algo funciona…

Crítica de la película “Mascotas 2” (2019): Cuando algo funciona…

Suele afirmarse que cuando algo funciona es mejor no cambiar nada. Seguir en la misma línea. Seguro que eso es lo que pensaron en Illumination, al preparar la secuela de “Mascotas”. Eso sí, se pierde completamente el elemento sorpresa de la primera entrega.

Hay que recordar que Illumination es una compañía de producción de cine de animación estadounidense, fundada en 2007 por Chris Meledandri. La compañía es propiedad de Universal Picture1​. Meledandri produce las películas, mientras que Universal financia y distribuye todas las películas​. El estudio es mejor conocido por la serie de películas sobre “Gru” o “Los Minions”.

Intentan ser la competencia de Pixar, con “Mascotas” se plantearon hacer algo parecido a “Toy Story” pero con animales domésticos. Es decir, dotarles de rasgos humanos.

La primera entrega de “Mascotas” no era gran cosa, esta baja el nivel. No han sorpresas, no hay novedades significativas. Se mueven en paralelo dos tramas, una en el campo y otra en la ciudad. Finalmente convergen en la ciudad.

En 2016 “Mascotas” funcionó bien en taquilla, con una fórmula sencilla. En un edificio de apartamentos de Manhattan, la vida de Max como mascota favorita corre peligro cuando su dueña trae a casa a un otro perro llamado Duke, con quien Max pronto tiene sus diferencias. Pero ambas mascotas tienen que dejar atrás su rivalidad cuando se enteran de que un adorable conejito blanco llamado Snowball está reclutando a un ejército de animales domésticos que han sido abandonados, decididos a vengarse de todos los animales domésticos felices y de sus dueños.

Era inevitable la secuela, ha llegado en 2019, en la que Max se enfrenta a nuevos e importantes cambios en su vida: su dueña Katie no sólo se ha casado, sino que también ha sido madre por primera vez. En un viaje familiar al campo conoce a un perro granjero llamado Rooster, con el que aprende a dominar sus miedos. Mientras tanto, Gidget trata de recuperar el juguete favorito de Max de un apartamento repleto de gatos. Snowball, por otro lado, se embarca en una peligrosa misión para liberar a un tigre blanco, Hu, de sus captures en un circo de animales.

El tono es muy infantil. Gustará mucho a menores de 7 años y tiene muy pocos argumentos para gustar a los adultos. En algún gag en el campo puede recordar a aquellas televisivas Fantasías animadas de ayer y de hoy televisivas, de la Warner, de los años 50 y 60, pero más ingenuas.

A la película le falta, magia, chispa, personajes más interesantes. Es bastante cansina, ni siquiera la irrupción de un tigre singular, logra levantar el nivel. Es demasiado larga.

En Hollywood siguen faltando ideas, riesgo y aposar por el cine con mayúsculas, que trasciende. La apuesta es por la inmediatez.

En Estados Unidos, “Mascotas 2” ha funcionado mucho peor de lo que esperaba Universal, donde se estrenó hace un mes, posiblemente en España (y otros mercados) funcione mejor a ese nivel.

José López Pérez

@JLPnosolocine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Esta semana son 7 los estrenos en España

La pasada semana solo hubo 4 estrenos en España, esta hay 7. En septiembre seguro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO