Home / Cine Made in USA / CRÍTICA DE LA PELÍCULA «MISIÓN IMPOSIBLE 4: PROTOCOLO FANTASMA»: ¡QUE NO PARE LA FIESTA!, POR MIGUEL-FERNANDO RUIZ DE VILLALOBOS

CRÍTICA DE LA PELÍCULA «MISIÓN IMPOSIBLE 4: PROTOCOLO FANTASMA»: ¡QUE NO PARE LA FIESTA!, POR MIGUEL-FERNANDO RUIZ DE VILLALOBOS

Con un arranque espectacular que enlaza una impresionante vista aérea de Budapest con una brutal operación en una cárcel moscovita para liberar al agente Ethan Hunt, se inicia de forma impactante la cuarta entrega de la franquicia que Tom Cruise ha tomado como asunto propio. De la mano de un director hecho en el cine de animación, como Brad Bird, con obras maestras de la talla de “Los increíbles” y “Ratatouille”, y por lo tanto dominador de lo que es el ritmo narrativo del cine de acción, Tom Cruise hace que su personaje de Hunt adquiera más dimensión, lo convierta en un agente invencible, primo hermano de Bond y de Bourne, pero a la vez humanice su aparente dureza. No hay un momento de calma a lo largo de toda la película, excepto al final, cuando en el sosiego de la victoria conseguida, se ponen las bases para una futura quinta entrega (como se sabe siempre en función de los resultados económicos de ésta), que promete hacer que la saga Misión: imposible este a la altura de otras famosas sagas cinematográficas.

Como en las anteriores entregas es imposible querer diseccionar con razonamientos cinematográficos la película porque es un torbellino de sensaciones, emociones, intrigas, sorpresas y sobresaltos, que hace que el espectador se quede clavado en su butaca, casi sin aliento, disfrutando de lo imposible y participando de una historia que si bien no aporta nada nuevo al género tiene la virtud de convencer. El buen trabajo de Tom Cruise está perfectamente arropado por tres actores muy bien elegidos como Jeremy Renner (el inolvidable soldado de “En tierra hostil”), Paula Patton (una actriz que promete una larga y exitosa carrera) y Simon Pegg (un secundario de lujo), sin olvidar al malvado de turno, un efectivo y sólido Michael Nyqvist, que de periodista comprometido se ha pasado a loco que quiere provocar la tercera guerra mundial. Todos los elementos de la película han sido colocados con la eficacia de un director que como Brad Bird se ha movido en el complejo y preciso mundo del cine de animación y cuya experiencia y mirada analítica ha sabido trasladar al mundo de las actrices y de los actores. Sin lugar a dudas la película de acción más trepidante del 2011, más embriagadora y convincente, precisamente por lo imposible que es, y que sigue con pulso firme el buen camino, el espectacular camino, de sus predecesoras.

Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

 

 

 

About JLP jose

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Tolkien”: Un boceto agradable, pero anodino

Nota inicial del editor: “Tolkien” no es un biopic al uso, se cierra justo antes …

One comment

  1. Gran crítica! Tomo nota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO