Home / Audio / Música / Crítica de la película «Phone» (2002). Por Adrián Roldán

Crítica de la película «Phone» (2002). Por Adrián Roldán

phone 1Los años 90 fueron una década donde el género del cine de terror sufrió un gran deterioro y agotamiento de ideas. Mientras en occidente renacía el slasher o cine de terror adolescente gracias a éxitos como Scream (1996) o Se lo que hicisteis el último verano (1997), en Japón The ring (1998) significó una revolución para el género y sobre todo un soplo de aire fresco con una propuesta sencilla, clásica y que helaba la sangre apelando a nuestros miedos más primarios. El exitazo a nivel mundial de The Ring tuvo su parte mala y es que durante la primera mitad de la década del 2000 se produjeron miles de imitaciones tanto en Japón como en otros países orientales como Corea del Sur o Hong Kong quienes se apuntaron a la moda del terror asiático. Para mayor desesperación, Estados Unidos realizó docenas de remakes de los éxitos orientales lo que provocó un rápido agotamiento y sobresaturación de chicas fantasmas de larga melena negra y camisón.

La película que nos ocupa, Phone (2002) fue el primer film surcoreano en seguir tanto estéticamente como narrativamente las pautas que dejó The Ring. Se trata de la película más interesante del discreto director Ahn Byeong Ki quien dos años antes realizó su opera prima, Nightmare (2000), un interesante slasher para adolescentes que bebía curiosamente de Se lo que hicisteis el último verano.

Phone nos presenta a Ji Won, una periodista la cual acaba de publicar un artículo en el que destapa casos de abusos sexuales a menores. Tras diversos acosos y llamadas de amenaza Ji Won cambia su número de móvil y es cuando empiezan los fenómenos extraños.

Como podemos ver, Phone sigue la tradición del cine coreano de meter a la mínima elementos melodramáticos que desvían el film del terror puro y duro a un drama con elementos fantásticos. Un film que va de menos a más, con una primera mitad phone 2que parece más un telefilm de sobremesa rutinario, típico y con algunas escenas exageradas y con poco sentido. Lo más interesante del film deviene en su segunda mitad cuando se descubre el pastel, el puzzle empieza a encajar y descubrimos poco a poco los sucesos pasados de los personajes principales. La resolución final con la aparición de la obligatoria fantasma peluda es escalofriante. Un film interesante aunque irregular con interpretaciones correctas, y una historia de fondo bien trabajada pero que cae en los lugares comunes del terror asiático.

Adrián Roldán Romero

About JLP jose

Check Also

A propósito de “Érase una vez… en Hollywood”, de Quentin Tarantino. Por Salvador Llopart

Retrato de una época en la que el “Hombre Marlboro” se enfrenta al sueño de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO