Mis dos directores favoritos son Stanley Kubrick y Billy Wilder. Entre ambos hay escasas conexiones, sin embargo me parecen los cineastas más grandes.

Samuel Wilder (Sucha, Polonia, 22 de junio de 1906- Hollywood, California 27 de marzo de 2002), su nombre real, era judío. Su gran maestro fue Ernst Lubitsch.

Wilder que es conocido por sus comedias dominó todos los géneros y tiene una docena de obras maestras incontestables. Mi película favorita, entre las suyas, sigue siendo “Con faldas y a lo loco”.

Ver de nuevo “Primera Plana”, su título original es “The Front Page”, me ha obligado a recordar los motivos por los que me interesó tanto el periodismo en mi adolescencia. Estamos ante una gran comedia, alta comedia.

Además de dirigir, Wilder escribió muchos guiones, en muchas ocasiones, como en este caso, junto al gran I.A.L Diamond. Guionista discreto y no mediático que nació en Ungheni, actual Moldavia, el 27 de junio de 1920 y falleció el 2 de abril de 1988, en Beverly Hills, cuando solo tenía 67 años. Diamond y Wilder, o viceversa, crearon grandes historias, formaron un tándem perfecto.

“Primera Plana” está inspirada en la obra teatral de Ben Hecht y Charles McArthur que anteriormente ya había sido llevada a la pantalla en dos ocasiones. En 1931 por Lewis Millestone que se llamó “Un gran reportaje” y en 1940 por el gran Howard Hawks con el título de “Luna nueva”.

Rodada en 1974, “Primera Plana” pone en solfa la profesión periodística y el sensacionalismo (anteriormente ya lo había hecho lejos de la comedia en “El gran carnaval”, un drama espléndido) y también a la clase política, a las instituciones y al sistema penitenciario. La visión sobre el ser humano es escéptica. El film tiene unos diálogos excelentes, algo que siempre destaca en la filmografía de Wilder, varios gags muy divertidos y un ritmo en el que no hay tiempos muertos. Todo transcurre de forma sostenida. La acción sucede durante unas horas, en un día de 1929, cuando un bonachón inocente y de pocas luces va a ser ejecutado en las siguientes horas, mientras en la sala de prensa de la prisión los periodistas esperan acontecimientos, el indulto o la confirmación de la sentencia. Hiddy Johnson, el periodista estrella del diario Chicago Examiner está a punto de dejar la profesión, cansado de su ritmo de vida, se va a casar y se trasladará con su esposa a otro estado. Su jefe, Walter Burns, chanchullero que se mueve por dinero, no quiere perder de ningún modo a su redactor estrella e intentará por todos los medios que Hiddy siga el caso y continúe trabajando en el periódico.

En la película conoceremos distintos tipos de periodistas, todos bastante reconocibles, diferentes formas de ver la profesión.


El reparto es excelente, todos brillan. Destacan Jack Lemmon y Walter Mathau, con una gran química que les llevó a trabajar juntos en muchas ocasiones. Ambos nos dejan unos duelos interpretativos de campeonato. Carol Burnett está espléndida como prostituta y novia del reo. Una joven Susan Sarandon es la futura esposa del personaje que interpreta   Jack Lemmon. Completan el reparto Vincent Gardenia, David Wayne, Austin Pendleton, Allen Garfield, Martin Gable y  Charles Durning.

Hay varias escenas magistrales (Ojo spoiler:  como cuando Burns intenta engañar a la futura esposa de su periodista estrella para que abandone sola la ciudad o el momento en que Carol Burnett se arroja al vacío- fin del spoiler)

Una de las claves de este tipo de films de Wilder es su crítica a las convenciones sociales y el tono en el que todo encaja a la perfección, pese a lo difícil que es esa armonía.

El final de la película, cuando la voz en off nos cuenta lo que ha pasado con todos los personajes con el paso del tiempo provoca la carcajada y más de una sorpresa. Está resolución creó escuela. Estamos ante alta comedia, ante una película que se mantiene totalmente actual y que permite ser vista y disfrutada en múltiples ocasiones, donde el guión está construido con maestría. No hay ninguna escena de relleno, el film dura 105 minutos, justo el tiempo que necesita para contar la historia. Todas las secuencias están construidas con una gran sensación espacial y es el espacio uno de los protagonistas, aunando elementos teatrales con elementos cinematográficos de primer nivel. Todos los personajes están muy bien trabajados, consiguen hacernos reír y sorprendernos, una de las claves es que la comedia lo impregna todo y también adquiere elementos de otros géneros.

La fotografía de Jordan Cronenweth se ajusta a la historia como un guante, igual que la banda sonora de Billy May.

Esta no es la mejor película de Billy Wilder seguramente pero es una obra maestra, cine en estado puro.

Viendo como están actualmente algunos medios de comunicación y la banalización del periodismo (y de la sociedad en general), “Primera Plana”, adquiere si cabe, mayor dimensión y demuestra que se le pueden dar varias vueltas de tuerca a una historia ya conocida para que sea todavía mejor cuando detrás de la cámara está gente como el gran Wilder, probablemente uno de los mejores directores de la historia del Séptimo Arte.


José López Pérez

Ficha técnica.-

Título: Primera plana

Título original: The Front Page

Dirección: Billy Wilder

País: Estados Unidos

Año: 1974

Duración: 105 min.

Calificación: No recomendada para menores de 13 años

Reparto: Jack Lemmon, Walter Matthau, Carol Burnett, Susan Sarandon, Vincent Gardenia, David Wayne, Allen Garfield, Austin Pendleton, Charles Durning, Herb Edelman, Martin Gabel, Harold Gould, Cliff Osmond, Dick O’Neill, Jon Korkes, Lou Frizzell, Paul Benedict, Doro Merande, Noam Pitlik, Joshua Shelley, Allen Jenkins, John Furlong, Biff Elliot, Barbara Davis y Leonard Bremen.

Guión: Billy Wilder, I.A.L. Diamond

Distribuidora:Universal Pictures

Productora: Universal Pictures

Presupuesto: 4.000.000,00 $

Departamento musical: Billy May

Dirección: Billy Wilder

Dirección artística: Henry Bumstead

Fotografía: Jordan Cronenweth

Guión: Billy Wilder, I.A.L. Diamond

Montaje: Ralph E. Winters

Obra de teatro original: Ben Hecht, Charles MacArthur

Producción: Paul Monash

Producción ejecutiva: Jennings Lang

Sonido: Jack Bolger, Robert L. Hoyt, Robert Martin, Ronald Pierce

Vestuario: Burton Miller