Home / Cine Clásico / CRÍTICA DE LA PELÍCULA “SENDEROS DE GLORIA” (1957): OBRA MAESTRA DE STANLEY KUBRICK

CRÍTICA DE LA PELÍCULA “SENDEROS DE GLORIA” (1957): OBRA MAESTRA DE STANLEY KUBRICK

Hace unos días os hablaba de “Killer Kiss”, trabajo con el que Stanley Kubrick conoció al productor Hal B. Wallis (1955).

La colaboración de ambos daría como fruto varias obras maestras. Próximamente iremos publicando trabajos sobre todos los films del gran Kubrick (junto a Billy Wilder como sabéis los seguidores de nosolocine.net los que considero los más grandes).

“Atraco perfecto” (1956) fue la primera película mayúscula, magistral de Stanley. Su título original era “The Killing”.

En 1957 rodaron una de las mejores películas de la historia del Séptimo Arte, “Senderos de gloria” (su título original es “Paths of glory). Fue prohibida en muchos países, entre ellos España, donde sólo se pudo ver tras la muerte del dictador Francisco Franco.

Estamos ante un film en el que todo es excelente, magistral. Desde el guión inspirado en la novela de Humphrey Cobb y escrito por el propio Kubrick junto a Calder Willimgham y Jim Thompson hasta las interpretaciones, la música, la puesta en escena o el más mínimo detalle.

El guión tiene unos diálogos magníficos, juega con el in y el off, genera tensión y progresa más que adecuadamente.

En su día se consideró un alegato antibelicista, hoy en día deberíamos tener en cuenta que trabaja varios géneros: el cine bélico, el de juicios, el cine social e incluso el thriller.

Todas las sub tramas acaban logrando un efecto multiplicador para dar una visión concreta del ser humano, de sus diferentes concepciones y dónde el protagonismo se reparte y recae finalmente en el espectador que participa de lo que está viendo.

Hay muchos elementos magistrales en el film que nos ocupa, para el que vea la película, tanto el paisaje (esa mítica Colina de las Hormigas y las trincheras) como los encuadres, la planificación, prácticamente todo. El espectador entra en las tripas de la guerra y de la historia, acaba conociendo las miserias del ser humano y sus grandes virtudes.

Con un blanco y negro que muestra mucho más que muchos colores, la narración nos sitúa en Francia en 1916, durante la primera Guerra Mundial. El general Boulard ordena la conquista de una inexpugnable posición alemana y encarga esta misión al ambicioso general Mireau, hombre de vieja escuela, casi un caudillo. Este ordenará dirigir el ataque al honesto Coronel Day, un antigua abogado de gran éxito en Francia. La toma de la colina será un infierno y el regimiento deberá retirarse hacia las trincheras. Mireau molesto con esto ordena un ataque contra buena parte de sus soldados. Más tarde junto a Boulard decidirá organizar un consejo de guerra a algunos de los participantes en la acción. Será el Coronel el que los defenderá de lo que parece un juicio con una sentencia anunciada.

La reciente “La Conspiración” me hizo poner la mirada, de nuevo, en “Paths of Glory”, dado que seguro que para Redford ha sido una fuente de inspiración y un film referencial.

La valentía de Kubrick al querer rodar esta historia en 1957 es meritoria. Cada escena parece tener vida propia, formando un conjunto que emociona profundamente al espectador. El film tiene hoy en día tanta o más vigencia que cuando se rodó.

Muestra tanto la capacidad de manipulación como la de adaptación a las circunstancias y una decena de escenas extraordinarias, únicas. Entre ellas la del final en el bar con los soldados (casi una metáfora), la primera conversación entre el alto mando, el momento en que el tiránico Boulard intenta arengar a sus tropas en la trinchera, el juicio o el momento en el que el personaje de Kirk Douglas elige a conciencia a quien deberá llevar las riendas en la ejecución.

Todos los personajes están creados con mimo, con artesanía y muestran una visión muy concreta del mundo.

Los intérpretes están todos extraordinarios. Mayor protagonismo recae sobre Kirk Douglas, que está inconmensurable y que años después repetiría con Kubrick en “Spartacus”. Douglas maneja a la perfección los silencios, tiene una gran presencia escénica y demuestra ser uno de los grandes de la historia. Nacido en Amsterdam, estado de Nueva York, el 9 de diciembre de 1916, durante el rodaje tenía 40 años y estaba en el mejor momento de su carrera. Su nombre real es Issur Danielovitch Demsky, sus padres eran judíos rusos.

Ralph Meeker, Adolphe Menjou, George McReady, Wayne Morris y todo el reparto al completo hacen un trabajo espléndido.

El film habla de injusticias, de lo incomprensible de las guerras, de la vida. Es un film de visión imprescindible, debería mostrarse en escuelas e institutos, tanto en las clases de historia como en las que fomenten el debate y la reflexión.

Voces mucho más expertas y autorizadas que la nuestra han reflejado todo lo que tiene de bueno (diría que todo) esta película, sin embargo no quisiera cerrar este artículo sin añadir un dato importante. “Senderos de gloria” no deja indiferente, emociona, tras su visionado nos transmite todo lo bueno que tiene el cine y siempre nos acompaña. Es una obra Magistral, Referencial. Posiblemente junto a “Con faldas y a la loco” tiene uno de los mejores finales de la historia…

José López Pérez

 

About JLP jose

Check Also

Programa 194 de No Solo Cine en las Ondas

“Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia”. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO