‘La venganza nunca envejece’ este es el claim que vemos en el cartel de la última película de Walter Hill.  Protagonizada por Sylvester Stallone este encarna a un sicario veterano, Jimmy Bobo. Bobo se unirá a Taylor (interpretado por Sung Kang), un policía que se debate entre actuar según sus principios profesionales o  colaborar con Jimmy. Los dos dependerán uno del otro para poder encontrar a una organización corrupta.

La producción de Walter Hill, que ha dirigido películas como “Los amos de la noche” o  “Danko: color rojo” y ha producido todos los títulos de la saga “Alien”, “Prometheus”, bebe directamente del cine de acción de los 80 y principio de los 90. “Una bala en la cabeza” es la adaptación de la novela gráfica francesa “Du plomb dans la tête” de Alexis Nolent .

Lo bueno que encontraremos en este largometraje es el retorno del mítico protagonista, un Stallone, que con sus sesenta y seis años, y tras su vuelta a la gran pantalla con los últimos “Rocky” y “Rambo”, se ha puesto a las órdenes  de un director para dejar claro que Stallone es algo más que una masa de músculos.

Veremos que el tipo de acción que se muestra en la película de Walter Hill se acerca a un tipo de una violencia más física y cruda al estilo de “Casino Royale” que no la que podríamos ver en películas tipo “Matrix” dónde la violencia es menos de contacto y más estética.

Con un desarrollo del film que nos podría recordar al estilo CSI – por la transición entre escenas – y con un constante juego del gato y del ratón entre Stallone y Jason Momoa (Keegan el ‘villano’) destacaremos también el clímax de la película; después de decenas de balas disparadas a discreción, veremos un cara a cara entre dos asesinos profesionales a golpe de hacha.

Por contra, estamos ante una película que no nos deparará ninguna sorpresa a nivel argumental, y una actuación que a pesar de los esfuerzos de Stallone, en manos de otro actor, daría mucho más juego.


Mireia Puerto