Lo mejor de esta comedia vasca escrita por Patxo Telleria y dirigida al alimón por el propio Telleria y el actor Aitor Mazo, reside en su reparto, donde todos se esfuerzan en llevar la nave a buen puerto. Gorka Otxoa, Bárbara Goenaga, Sara Cózar, Mikel Losada y Aitor Mazo cumplen con creces con su tarea, e incluso Unax Ugalde que tiene una breve intervención.

Uno de los temas que plantea es interesante, el amor por compasión, pero no sabe ni abordarlo con naturalidad ni tamizarlo en el interior de la trama de comedia.

Estamos ante una comedia romántica con elementos de enredo en la que todo se resuelve con poco ingenio, que tiene diálogos tópicos y no aporta ninguna novedad al género. No tiene densidad, hay mucha brocha gorda. Todo se alarga demasiado y resulta absurda la resolución por la que la protagonista femenina se acaba curando.

Estamos ante un film de bajo presupuesto en el que si se aprecia buena voluntad, pero la situación de partida no es muy interesante.

Un joven economista de Bilbao que lleva un año trabajando en un banco de Barcelona regresa precipitadamente a su lugar de origen dado que una amiga está ingresada grave en el hospital, con problemas del corazón. Para que pueda pasar mejor los pocos meses de vida que le diagnostican, él le miente y le dice que la quiere. En Barcelona tiene una novia que está embarazada y así todo se irá complicando hasta niveles altamente peligrosos.

José López