Home / Cine Made in USA / Crítica de la película «X-Men: días del futuro pasado». Por Rubén Arnaiz

Crítica de la película «X-Men: días del futuro pasado». Por Rubén Arnaiz

Lo siento más que nadie…pero X-MEN: DAYS OF FUTURE PAST no me ha satisfecho. Una vez más (cada vez más habitual) el montaje falla en muchos momentos (por ritmo, por diálogos que se repiten, por suprimir cosas importantes a favor de intrascendencias…) y por la falta de EMOCIÓN. Pero el l film fracasa por 3 elementos fundamentales:

 

1. EL GUIÓN.

Parece mentira que nadie se haga eco (se ha hecho, pero de puntillas), que el guionista del film es Simon Kimberg, el que escribió “X-Men La decisión final”, película  que todo el mundo “odia” (a mí, sin embargo, no me pareció tan mala). Y el libreto, aunque la trama en si sea interesante, tiene grandes problemas de ritmo interno, y parece necesitar de alguna reescritura.  Si no, atención a la sobre-exposición de los hechos (el cómo, porqué y donde del viaje en el tiempo –o viaje de la conciencia-) aquí contada con pelos y señales por ¡3! personajes diferentes en menos de una hora. Luego, algunos (excelentes) actores están realmente flojos, debido a lo mal escritos que están sus personajes. Michael Fassbender no puede hacerse en ningún momento con este “nuevo” Magneto, casi sin diálogo, con la mirada perdida, por la “trampa” del guionista para convertir a su personaje en….bueno, no lo voy a decir, en lo que acaba siendo. Tampoco Peter Dinklage, que parece el “gran villano” de la función pero de mitad de película para adelante apenas tiene trascendencia… Otro error absurdo es el convertir la relación Mistica-Xavier-Magneto en una especie de triángulo amoroso… Aún obviando (pero mucho) que Xavier y Mistica eran como hermanos, lo que falla es el intento de convertir el odio Xavier/Magneto en una disputa por el ¿amor? de Mistica, que parece sacado de una de esas series americanas de adolescentes. Por último, el estar al límite de creer que el espectador es lelo, como el ridículo uso y abuso del “recuerdo” del cameo de Lobezno en “X-Men First Class”, que es nombrado y utilizado hasta dos veces…

2. EL RITMO

Otro fracaso del film es el de John Ottman, montador y compositor. Sobre lo primero, no sé si obligado por presiones o porque el director manda, pero hay escenas del film que chirrían de una manera descomunal: el ir y venir a lugares comunes y encima, aburridos (hay hasta 3 secuencias dentro de un avión), el que falten escenas que sirvan de puente a otras que si no, no se entienden (¿por qué Magneto desaparece y se va por su cuenta a hacer lo que va a hacer?), y como rompe el ritmo de algunas escenas para pasar rápidamente a la siguiente y que la trama avance (significativa es la emotiva secuencia de Xavier joven “viendo” el futuro…que es abruptamente interrumpida para seguir a la siguiente escena en vez de “dejarla respirar” como es debido).

Y sobre la música…. es incomprensible que alguien como Ottman, uno de los pocos compositores relativamente jóvenes (junto a John Powell) que abrazan con pasión el estilo clásico de música (no solo en su forma, sino en su planteamiento dentro de una película) haya caído en la trampa de la “música ambiental hanszimmeriana” que sigo insistiendo en que empieza a ser una plaga en el cine americano. En vez de utilizar el score para reforzar las imágenes , los diálogos (necesitado en muchas escenas: las conversaciones Magneto-Xavier en el avión), o escenas completas (ni las de acción, vaya…),Ottman aboga por el estilo “Nolan de Batman”, esto es, que la música “no moleste”, no “interactúe” con el resto de elementos, como si fuera algo que debe ser ajeno: puede ser respetable, pero de verdad que en este film falta un tipo de música…el tipo de música que Ottman SI hizo en su obra maestra (de la música y el montaje) que fue “X-MEN 2”…(por no hablar de utilizar su tema central en esta…eso sí, maquillada con instrumentos de “rock” y modernos para que sepamos que es el futuro…En fin)

 

3. PUESTA EN ESCENA.

Por último, la puesta en escena de Singer, se disipa en su intento, por una parte, de hacer un film que “parezca de los 70”, donde sí sale victorioso, y por otro lado, que tenga una especia de “continuidad” formal con la anterior entrega, “X-Men: FirstClass”, lo que por momentos parece querer “copiar” estilos y detalles de Mathew Vaughn (el utilizar música de la época, el reincidir en la utilización de imágenes ed archivo, etc…que restan atractivo) que acaban por irritar.

 

 

PARTES POSITIVAS (¡¡Claro que las tiene!!)

Tiene partes positivas, por su puesto, y unas cuantas: el carisma INTACTO de Hugh Jackman, el buen hacer en muchos momentos del director (lo que decía arriba sobre que el film parece “una película de los 70”: atención a las primeras escenas de Hugh Jackman en esa época, casi parece un juvenil Clint Eastwood en los films de “Harry el Sucio”, y detalles divertidos como el llavero donde se lee “ATTICA”…) y del resto del reparto (McAvoy, Hoult, o la gran Jennifer Lawrence).

También mención aparte para el diseño de producción con la recreación de los USA de 1972.

Pero también digno de elogio es el futuro desolador creado para el film: una autentica maravilla terrorifica que evoca nuestras peores pesadillas y que contiene imágenes que se quedan grabadas en la retina.

De hecho, el film tiene uno de los arranques más alucinantes de los últimos años, una extraordinaria batalla descomunal que promete algo que luego no es lo que parece (emoción, tensión…hasta la música de Ottman funciona en esos primeros minutos….)

La película tiene secuencias para levantarse y aplaudir, como todas las que envuelven a Peter Maximoff/Quicksilver, uno de los mejores personajes, no ya de los films de X-Men, sino de todas las películas de super-héroes estrenadas. Un auténtico hallazgo…aunque desaparezca de la trama al terminar su “cometido”. ¡Esperemos verle en las próximas entregas!

También ese “tour-de-force” final a dos bandas (futuro y pasado) que es precisamente lo más emocionante del film.

Y también señalar los minutos finales, que para los fans, puede ser el mayor alivio de toda la saga….Y no diré mas por si acaso…

No obstante, la sensación final es que, aunque nunca se dirá, Singer no parece muy contento con su regreso a los X-MEN. No sé que pasa con el cine moderno de género fantástico, no sé si porque el público de ahora le da igual, pero los filmes actuales carecen de ALMA,  de CORAZÓN, eso que llevaba a films como EL SEÑOR DE LOS ANILLOS a llegar a emocionar, incluso a llorar por el destino de sus personajes, por sus descomunales batallas…o la mayoría de films de los 80, esos con los que muchos crecimos y nos ilusionamos, desde StarWars a Indiana Jones, pasando por Dentro del laberinto, Terminator…

Ahora todo va muy rápido (la vida, digo) y no da tiempo a digerir nada. Y los mal llamados Blockbusters, se ruedan en serie sin orden ni concierto, y ya ni siquiera gente como Singer (que puso toda su ALMA y CORAZÓN en, sobre todo, «X-MEN 2», ha sobrevivido a este aluvión de sobre-información, de películas-multi-plataforma y esta empresarialmente agresiva forma de hacer películas….

Si, en realidad, X-MEN DIAS DEL FUTURO PASADO está por encima de lo que se hace en el Hollywood moderno de secuelas y remakes….pero el listón está muy bajo y no es suficiente. Porque conformarnos como espectadores, nos lleva a la pereza y a la desidia de Hollywood…y eso lleva a cosas como “X-MEN ORIGENES: LOBEZNO”.

Ojalá que lo “arreglen” en “X-MEN APOCALYPSE”. Si no…siempre nos quedará “X-Men 2”.

Rubén Araniz

About JLP jose

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Tolkien”: Un boceto agradable, pero anodino

Nota inicial del editor: “Tolkien” no es un biopic al uso, se cierra justo antes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO