Vi “Zardoz” por primera vez cuando era niño, en el mítico cine Florida de L´Hospitalet de Llobregat que estaba al lado de mi casa, en un programa doble que se completaba con un film español protagonizado por una guerrera aventurera selvática.

La visión de nuevo de este film cuarenta años después me ha obligado a un ejercicio de nostalgia.

Estamos ante un film de ciencia ficción en el que hay múltiples referencias literarias (la más utilizada es al “Mago de oz”) y metafísicas. La propuesta es original, algo naif, pero muy descompensada.

La estética es muy kitsch, mostrando dos mundos muy diferentes. Uno en el que prima la violencia y otro en el que se mezclan elementos de tecnología avanzada y de épocas pretéritas, como la Grecia clásica.

Vista con ojos de hoy, “Zardoz” es una película apocalíptica que ha soportado mal el paso del tiempo, está muy desfasada.

Como curiosidad, indicar que el protagonista, Sean Connery, aparece en pantalla durante 80 minutos en taparrabos.

“Zardoz” fue la quinta película de John Boorman (Surrey, Inglaterra, 18 de enero de 1933). En su trayectoria posterior hay varios films de gran nivel como “Excalibur” (1981), “La selva esmeralda” (1985), “Más allá de Rangún” (1995), “El sastre de Panamá” (2001) o “In my country” (2006).

“Zardoz” dura 105 minutos pero se hace larga; a nivel estético tiene secuencias que recuerdan a “La fuga de Logan” e incluso a Fellini.

La acción arranca a finales del siglo XXIII cuando en la Tierra sólo sobreviven dos razas humanas: los inmortales, una casta privilegiada que no envejece y lleva una vida placentera; la otra raza vive miserablemente y sólo confía en Zardoz, el dios al que veneran. Zardoz decide elegir a unos cuantos hombres, les entrega armas y los adiestra.

José López Pérez

Ficha técnica.-

Título original: “Zardoz”

Productora: 20th century Fox

País: Reino Unido

Duración: 105 minutos

Dirección y guión: John Boorman

Reparto: Sean Connery, Sara Kestelman, Charlotte Rampling, Sally Anne Newton y John Alderton