Home / Animación / Crítica de “Mary y la flor de la bruja” (2017): El anime japonés vive su mejor momento

Crítica de “Mary y la flor de la bruja” (2017): El anime japonés vive su mejor momento

El anime japonés vive su época dorada, tanto en films para adultos como para niños o adolescentes.

Para pública infantil y adolescente, y con algún guiño adulto (gustará a toda la familia), llega a las salas españolas “Mary y la flor de la bruja” que nos presenta un universo de magia, aventuras, misterio y diversión. Tiene cierta conexión con la obra maestra de Fritz Lang, “Metrópolis”.

La animación nos puede recordar a clásicos como “Heidi” o “Mazinger Z”.

Uno de los temas centrales de esta producción nipona es el aprendizaje.

Es el primer largometraje de animación de Studio Ponoc, fundado en 2015 por varios ex trabajadores de Studio Ghibli, entre ellos Hiromasa Yonebayashi.

El guión lo firma Riko Sakaguchi (ya lo fue de  “El cuento de la princesa Kaguya” y está basado en la historia de Mary Stewart

El film de Hiromasa Yonebayashi, autor de “Arrietty” y “El recuerdo de Marnie”, dura un poco más de lo habitual, exactamente 103 minutos y mantiene el espíritu de los films del gran Miyazaki y de las producciones de Ghibli.

Mary es una niña que vive con su tía abuela Charlotte en el campo, donde no pasa casi nada. Un día sigue a un misterioso gato hasta el bosque y descubre un viejo palo de escoba y una extraña flor que sólo florece cada siete años en ese mismo bosque. El palo de escoba y la flor llevarán a Mary por encima de las nubes hasta llegar a Endor College, una escuela de magia dirigida por Madame Mumblechook y el brillante Doctor Dee. Pero allí suceden cosas terribles y después de mentir, Mary tendrá que arriesgar su vida para que todo vaya bien.

José López Pérez

@JLPnosolocine

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Programa 165 de No Solo Cine en las Ondas

Comenzamos el programa de esta semana recordando al gran Ray Heredia con su tema “Quién …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *