Home / Cine Español / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “El árbol de la sangre” (2018): Rebuscadas espirales de pasión

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “El árbol de la sangre” (2018): Rebuscadas espirales de pasión

Nota inicial del editor: “El árbol de la sangre” es la película de la semana de www.nosolocine.net

Aquí podéis recuperar mi crítica

A Oti Rodríguez Marchante creo que no le ha gustado tanto como a mí. Publicamos ahora su crítica que fue publicada por el diario Abc el pasado viernes. Y lo hacemos, como de costumbre, con autorización expresa de su autor.

 

Julio Medem es un cineasta distinto y hay que verlo con otras gafas. Teje sus historias en espiral y sin el menor síntoma de vértigo a los precipicios dramáticos y caídas sentimentales en los que se enredan sus personajes, acciones y motivaciones. Y ese no miedo al vacío le hace, en ocasiones, precipitarse en él, pero también en ocasiones capturar briznas de pasión tan sedosas y poéticas que, sin las gafas adecuadas, hasta pueden resultar molestas, exageradas o impúdicas.

 

Lo que relata aquí podría ser, en otras manos, convencional, artificioso, falsote, pero no en las suyas: una historia de amores electrificados, relaciones tormentosas, pasado ponzoñoso y sexo volcánico, que se narra con una creativa estructura alrededor de un árbol (la sangre es genealogía) y de dos jóvenes reunidos allí como ventanas a los sucesos ocurridos a sus respectivas familias y enredados en una sola línea argumental. Ellos son los narradores y la historia, troceada, impregnada de fatalidad y tragedia, llena de rincones ocultos y de extremas revelaciones, es la película…

Pedirle equilibrio, cordura, lógica, a los personajes de Medem es absurdo: son cuencos derramados, dolores vivos, pasiones abiertas…, son almas de folletín resueltas por un formidable cuerpo actoral que la cámara de Medem y el gran trabajo de fotografía de Kiko de la Rica consiguen hacerlas comprensibles, a pesar de los «momentos Medem» (notable mezcla de osadía y pretenciosidad) y de que la intriga mafiosa carraspea y vive ahí como un convaleciente. Y como siempre en Medem, lo físico es media película, con Corberó, con Furriel, con Nimri, con la pizca de Ángela Molina.

@OtiRMarchante

Artículo relacionado:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de la película “Alegría tristeza” (2018): Un drama muy bien contado. Grandes interpretaciones

“Alegría tristeza” es un drama muy bien contado. Tiene un guión sólido que firman Ibon …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *