Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “El mejor verano de mi vida” (2018): Un Harlem blanco y divertido

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “El mejor verano de mi vida” (2018): Un Harlem blanco y divertido

Ayer se estrenó, avanzándose un día a lo habitual, la comedia española “El mejor verano de mi vida”. Hoy os ofrecemos la crítica de Oti Rodríguez Marchante de este film. Primigeniamente se ha publicado hoy mismo en las páginas del diario Abc y también en la edición digital de este medio en el que Oti lleva colaborando desde hace más de 7 lustros. Os ofrecemos, como siempre, la crítica de Oti, con  autorización expresa de su autor.

 

No sería ni justo ni fácil incluir esta película de Dani de la Orden entre las grandes comedias, pero aún resulta más injusto y difícil negarle la cantidad de risas que provoca. Más o menos: uno tiene la contradictoria certeza de que no está ante una comedia de «calidad» mientras que no para de reírse. Pero se puede explicar la causa, y es el absoluto dominio que tiene del parloteo gracioso su protagonista, Leo Harlem, quien, por cierto, también produce la certeza de que no es un gran actor, pero en los breves momentos en que deja de reírse con él.

La historia, como todo lo demás, es un artilugio sencillo: la voz en off de un niño nos presenta a su padre, Curro, un pícaro vendedor que no vende, un charlatán con buen corazón y con el que pasará ese magnífico verano del que habla el título.

Y es pura burbuja su crítica social a todos esos «puntos oscuros» de hoy, desde la despoblación rural (el capítulo de pueblo con la «tía» Gracia Olayo es tronchante), a la voracidad capitalista, la lucha laboral o la obsesión por la vida «sana», el «coaching» y el «body health», y la estancia en el campamento de padre e hijo es un tramo imposible de atravesar sin caerse de bruces, y varias veces, en la carcajada.

Podrían considerarse como «fáciles» o «inocentes» sus recursos argumentales para provocar sentimentalismo, como el de la niña traumatizada que interpreta Stephanie Gil o la forzada reconstrucción matrimonial, pero funcionan muy bien como complemento a esta fábula tan familiar y blanca.

Total, que quien no se asuste de su propia risotada y quien prefiera no cargar de vinagre la ensalada, tiene una película que ver.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

Artículos relacionados:


About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodriguez Marchante de la película “Los amores cobardes” (2018): Adolescencia tardía, madurez prematura

Nota inicial del editor: El pasado viernes se estrenó “Los amores cobardes” que me parece …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *