Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “Han Solo: Una historia de Star Wars” (2018): Antes de encontrar la Fuerza y el Carisma

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “Han Solo: Una historia de Star Wars” (2018): Antes de encontrar la Fuerza y el Carisma

Regresa hoy a nosolocine.net el gran Oti Rodríguez Marchante que en las últimas semanas ha estado, como cada año, en el Festival Internacional de Cine de Cannes. Os ofrecemos ahora su crítica de la película “Han Solo: Una historia de Star Wars” que ha sido publicada, precisamente hoy, en el diario Abc en el que colabora desde hace más de 30 años. Y os la ofrecemos como siempre con autorización expresa de su autor.

Ha puntuado el film con tan solo dos estrellas (el máximo son 5).

 

Al hilo de esa máxima religiosa de nuestro milenio de que todo es reciclable, ha caído en su container el personaje de Han Solo, tan supurante de melancolía para millones de personas como su foto de Primera Comunión. Un Han Solo de joven, en una aventura anterior a su fama y con el carácter de génesis, y en la que falta, lógicamente, Harrison Ford (con lo que de la foto de marinerito sólo nos queda el marco), y se le encarga lo imposible de la empresa al siempre reciclable Ron Howard, después de prescindir a medio rodaje de Phil Lord y Chris Miller, directores de «Lluvia de albóndigas» y sin duda tan joviales y gamberros como aquel Han Solo.

Para solapar a Harrison Ford, Ron Howard cuenta con Alden Ehrenreich, que encarna al chispeante personaje antes de encontrarse con los protagonistas y compañeros de la saga galáctica, pero, sobre todo, antes de encontrarse con su propia gracia y chispa, por lo que deja ver en esta película. Y su aventura tiene aroma analógico, aunque haya algunos momentos con cierto calentón de espectacularidad, como el del asalto al tren, y un ritmo a la carrera entre persecuciones, duelos y quebrantos. Aroma analógico en el sentido de que le falta luz, brillantez, contraste y profundidad, y en realidad la película funciona más como foto nostálgica —aunque solo quede el marco– de asuntos tan trascendentales como el primer encuentro entre Han Solo y Chewbacca, o la primera vez que Han Solo pilota el Halcón Milenario. Y aunque se cite como una historia de «Star Wars», lo mejor de la película es precisamente lo que no pertenece a esa historia después (o antes) vista, es decir Emilia Clarke y Woody Harrelson, y un robot llamado L3 y que apunta maneras. Pero, hay tanto material reciclable de «Star Wars», tanto «spin off», vía secundaria, secuela y precuela, por delante y por detrás, que igual este Han Solo acaba siendo un clásico.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

 

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de “Como nuestros padres”: Mujer con rumbo pero sin brújula

Las contradicciones de los demás siempre resultan molestas, y es sorprendente teniendo en cuenta lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *