Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Cafarnaúm”: La desgracia de nacer

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Cafarnaúm”: La desgracia de nacer

Nota inicial del editor: Probablemente el estreno más destacado en España de este fin de semana sea “Cafarnaúm”, que distribuye Caramel Films. He hablado de esta película con Oti Rodríguez Marchante, y coincido bastante con su opinión. En breve publicaré aquí mi crítica. Será muy difícil, casi imposible que mi crítica esté al nivel de la suya. Intentaré, simplemente, mostrar mi mirada.

A Oti le ha gustado mucho, la puntúa con 4 estrellas sobre un máximo de 5. Os dejo con su crítica que, como siempre, publicamos con su autorización expresa. Hoy aparece en las dos ediciones del diario Abc, papel y online, donde el gran Oti lleva escribiendo desde hace más de 7 lustros.

 

 

La directora libanesa Nadine Labaki presentó «Cafarnaúm» en el Festival de Cannes y recibió el Premio del Jurado; también recibió críticas muy encendidas, tanto a favor como en contra, y por el mismo motivo: cuenta una historia de altísimo contenido emocional, con una cámara pegada y absorbente que recoge la terrible peripecia de un chiquillo de doce años en el paupérrimo paisaje de un Beirut deshecho y la indigencia familiar.

La película arranca de un lugar y una situación extraordinarios: la sala de juicio en la que ese niño demanda a sus propios padres por haberlo hecho de nacer, y la explicación de tal demanda es la historia, la descripción de Labaki de la vida de ese chiquillo en un lugar hacinado e insano donde convive con una montonera de críos aún más pequeños que él, con un padre indolente y una madre de nuevo embarazada, con una hermanita a la que venden por cuatro gallinas a un hombre zafio e ignorante… Ahí todo es hambre, miseria, abuso y humillación…

El marco es terrible, y lo que “molesta” -a quienes le molestan esas cosas- es que el cuadro que contiene, en cambio, no lo es: Labaki suaviza las llamas del infierno con elementos puramente cinematográficos, como un actorcito tan expresivo y genial que hipnotiza por completo, lleno de rabia y humanidad, que convierte una película indeseable a los ojos en otra que hace imposible apartarlos de ella. Se llama, es, como el propio personaje, Zain, y todo su recorrido, en especial el que comparte con un bebé al que ayuda a sobrevivir (el bebé es prodigioso, es Chaplin con patines), tiene tanta fuerza, belleza ácida, ternura e intención que desarma por completo una mirada esponjosa. Y es, precisamente, ese entregar las armas ante ella algo también molesto para la crítica más “compacta”.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

No Solo Cine en las Ondas. Programa correspondiente al jueves 16 de mayo de 2019

«Lo único que realmente nos pertenece es el tiempo. Incluso aquel que nada tiene, lo …

One comment

  1. Neorrealismo del siglo XXI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO