Home / Cine Made in USA / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Destroyer. Una mujer herida” (2018): Las dos caras de Nicole Kidman

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Destroyer. Una mujer herida” (2018): Las dos caras de Nicole Kidman

“Destroyer: Una mujer herida” se estrenó en diciembre del año pasado en Estados Unidos. Es uno de los estrenos destacados de esta semana en España. La distribuye A Contracorriente Films, la compañía de Adolfo Blanco Lucas. Podéis recuperar mi crítica directamente aquí.

Ahora os ofrecemos la de Oti Rodríguez Marchante, como siempre con su autorización expresa. Aparece hoy, de forma primigenia, en el diario Abc, donde lleva colaborando desde hace más de 7 lustros.

 

Es más difícil encontrarle a Nicole Kidman un registro interpretativo en el que no encaje que una prenda, por pequeña que sea, que no le siente bien. Y en esta película de Karyn Kusama (directora de «La invitación», pero también de «Aeon Flux»), la actriz australiana entra en un terreno desconocido, un «thriller» sucio sobre una mujer policía infiltrada en el pasado en una banda mafiosa que le dejó graves secuelas físicas y psicológicas, y que ahora se lanza vengativa a resolver los flecos que aún colean. La directora lo apuesta todo al rostro de Nicole Kidman en sus dos versiones, el transparente y juvenil del pasado y el maltrecho y desfigurado del presente, y así cuenta las dos historias, entrelazadas y amorales ambas.

La acción va y viene de una Nicole Kidman a la otra, de la fría y contradictoria de la juventud, incrustada en una misión compleja entre ambientes criminales, a la gélida, demacrada y obsesionada por reparar violentamente y sin piedad los errores del pasado. Las dos ideas del título, destructora y herida, le pertenecen por completo. En el constante uso del «flashback» está el recuento de pérdidas del personaje (de la ética, de la belleza, de su marido, de su hija…), pero también la estratégica colocación de trampitas narrativas y de la justificación de sus desequilibrios y maneras.

Quizá a la película no le venga bien tanto revuelto de gajos temporales, pero sí al musculoso trabajo actoral de Nicole Kidman, que se aloja con sorprendente capacidad y física a los dos tiempos de su personaje, pues se embellece y se afea, envejece y rejuvenece, en ese barajeo de planos de modo increíble. Y esas líneas de lo físico que cruza constantemente la actriz son paralelas o equiparables a las que también cruza constantemente el personaje entre el bien y el mal, y tan voluntariamente centrada está la película y la intención en ese personaje, que se olvida un poco de darle entidad, temor y contaminación a otros, como por ejemplo el del villano que interpreta Toby Kebbell, que se queda en poco.

@OtiRMarchante

Artículo relacionado:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“LA PESTE”/ ”LA MANO DE LA GARDUÑA” (2ª temporada): Tropezar 2 veces con la misma piedra. Por Natxo Torres Zenarrutzabeitia

La 2ª temporada de “LA PESTE”, es, casi, un calco (en su desarrollo) a lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO