Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “El cuento de las comadrejas” (2019): Actores, dioses y crepúsculo

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “El cuento de las comadrejas” (2019): Actores, dioses y crepúsculo

Nota inicial del editor: La película de la semana de www.nosolocine.net es “El cuento de las comadrejas”. Aquí podéis recuperar la entrevista que le hice a su director y coguionista, Juan José Campanella y aquí mi crítica. Os ofrecemos ahora la crítica de Oti Rodríguez Marchante que fue publicada, de forma primigenia, en el diario Abc, donde lleva escribiendo desde hace lustros. Y por lo tanto, la publicamos con su autorización expresa, como siempre.

 

Al director de «El hijo de la novia» y de «El secreto de sus ojos», Juan José Campanella, uno siempre lo espera a pie de pantalla con la convicción de Penélope, y con la certeza de que llegará armado de verbo, adjetivo y mucho sustantivo. Y llega no sólo con todo ello, sino que además lo rocía con un vitriolo como sacado del bote que usó Billy Wilder para perfumar de malicia y fatalidad «El crepúsculo de los dioses». Aunque en realidad su origen está en una película argentina de 1976, «Los muchachos de antes no usaban arsénico», de José A. Martínez Suárez.

En la magnífica construcción de personajes está lo sustantivo, aunque los arrebate de adjetivos: una vieja estrella de la época dorada del cine presa del síndrome Norma Desmond, su marido inválido y actor en desuso, y el afilado guionista y el receloso director de sus grandes películas; un cuarteto que vive en una vieja mansión con la única tarea de espantar recuerdos y roedores y comadrejas que los acechan. Las interpretaciones de Graciela Borges, Luis Brandoni, Óscar Martínez y Marcos Mundstock son, más que luminosas, cegadoras, y están cargadas con la dinamita de unos diálogos que supuran todos los líquidos de la ironía, la nostalgia y la perversidad.

A ese mundo de «inmortales» llega una pareja joven y guapa que representa todos los deteriores de la mortalidad, y convierten el cuento en fábula. Son dos personajes que interpretan con el colmillo afilado Nicolás Francella y Clara Lago. Campanella pone a volar todo un festival de conflictos alrededor de ese encuentro entre lo crepuscular y lo fresco, entendido también como frescura. Y a su puesta en escena en la que compagina una estética oscura, retorcida, casi gótica, con una planificación clara y transparente, le añade la intención, una oscuridad de fondo (en el pasado siempre han ocurrido «cosas») y una moraleja tan retorcida en lo ético como lo está el caserón en lo estético. Una de esas películas que te dejan la impresión de que todo estaba en su sitio, incluido el espectador.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

Artículos relacionados:

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“Miénteme” de Anita Kuruba es la canción del día de www.nosolocine.net

Hace unos días entrevisté a la gran Anita Kuruba (aquí podéis recuperar ese post) y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO