Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Identidad borrada” (2018): Homosexualidad, terapia y religión

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Identidad borrada” (2018): Homosexualidad, terapia y religión

Nota inicial del editor: El pasado viernes (5 de abril de 2019) se estrenó el drama “Identidad borrada” en España, concretamente en 123 cines, distribuida por Universal Pictures Spain. Os ofrecemos ahora la crítica de Oti Rodríguez Marchante que apareció el pasado viernes en las dos ediciones del diario Abc (papel y online), en el que lleva colaborando desde hace más de 35 años. Y lo hacemos, como siempre, con autorización expresa de su autor.

 

En su segundo largometraje, el cineasta Joel Edgerton aborda un espinoso drama familiar en el que mezcla y agita tres ingredientes que al juntarse suelen resultar explosivos, la homosexualidad, la terapéutica y la religión. La historia está basada en el libro autobiográfico de Garrard Conlay, dedicado a sus padres con agradecimiento a pesar de que lo obligaron a someterse a programas «educativos» para reconducir sus tendencias sexuales.

Edgerton sitúa su cámara, su punto de vista, en el mejor lugar posible, muy cerca del personaje del hijo, pero sin alejarse ni cegar la perspectiva de los padres, y en especial la de la madre, que interpreta Nicole Kidman con enorme contención y un repentino y apasionado desenfreno. La descripción familiar es tan sutil como precisa, y se le encomienda al personaje del padre, Russell Crowe, el remarcado de líneas que contiene el dibujo, tan padre y patrón, tan predicador baptista y tan presionado por su Biblia y «biblieros» como por su pulsión emocional hacia el hijo.

 

Los frente a frente entre los tres personajes son palpitantes, húmedos, estremecedores y transmiten toda la fuerza y fragilidad de tres actores (Lucas Hedges interpreta al hijo) que saben convertir cada gesto, cada instante, en la caligrafía de sus sentimientos. Y todo este tapiz familiar delicado, tenue, Edgerton lo estruja para que supure en el tratamiento del «tratamiento», su estancia en un psiquiátrico regentado por un fulano visionario y ultraortodoxo que interpreta el propio director, cosa que también hizo con el mismo perfil sórdido en su anterior película, «El regalo».


Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine
@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Primeras cifras de la taquilla española del pasado fin de semana (8-10 de noviembre de 2019)

Esta mañana hemos estado en el pase de prensa de “Gloria Mundi” y posteriormente hemos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO