Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Rocketman” (2019): Elton John visto desde sus propias gafas

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Rocketman” (2019): Elton John visto desde sus propias gafas

Nota inicial del editor: Esta semana hay “solo” 16 estrenos en España (más que una avalancha). Uno de los destacados, y que tiene muchos números para liderar la taquilla del fin de semana, es “Rocketman”, el biopic sobre el cantante Elton John. Os ofrecemos ahora la crítica de Oti Rodríguez Marchante. Como siempre con su autorización expresa, dado que aparece hoy en las dos ediciones del diario Abc (en papel y online) en el que lleva escribiendo desde hace más de 30 años. Oti ha puntuado la película con 3 estrellas, sobre un máximo de 5.

 

Lo primero que hay que saber es que, aunque en los títulos de crédito de «Bohemian Rhapsody» figure como director Bryan Singer, quien cogió las riendas de aquella película tras su despido fue precisamente Dexter Fletcher, que es quien firma íntegramente «Rocketman». Y lo segundo, que el planteamiento en esta ocasión es completamente distinto: es un musical más puro, más oscuro, también más colorido, que recoge al personaje en su niñez, lo acompaña con su propia música (interpretada por el actor que lo encarna, Taron Egerton), y que recorre su vida con una estructura y voluntad redentora, pero sin dejar de enfocarlo en sus fases más sórdidas, antipáticas y conflictivas.

De hecho, la historia arranca con un Elton John vestido de demonio emplumado y en busca de su rescate personal en una sesión de terapia de grupo: ahí, desde la confesión y el «arrepentimiento», comienza el relato, con un niño de cualidades mozartianas al piano y con una relación tortuosa con su padre frío, ausente y acusador (la sensación de no sentirse nunca abrazado por él se convierte en un síndrome de abstinencia para su evolución como persona y como artista). Muy bien ilustrada esta época y bien celebrada su carrera hacia el éxito y lo que eso conlleva de verdades y de clichés: la incapacidad para contenerlo, dominarlo, la soledad, la caída en tromba en todo tipo de dependencias, drogas y caprichos, la descomposición personal y la composición de un personaje excesivo, caricaturesco, pero también de una música magistral.

Con precaución, sin romper nada, la película entra en dos de las relaciones cruciales del personaje, una frívola y enloquecida con el sexo, y otra más profunda y «auténtica» con Bernie Taupin, su gran amigo y eterno compositor de sus letras, que interpreta con mucho sentimiento y sentido Jamie Bell. Sin ser complaciente con Elton John, su película lo encuentra con toda su distorsión y lo cuenta con sus vicios, su virtud y su moraleja.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Crítica de la película “Los miserables”, de Ladj Ly: El sistema no funciona

“Es fácil convivir con los demás cuando tienes dinero, cuando no lo tienes es mucho …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO