Home / Audio / Música / Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Un asunto de familia” (2018): La línea agridulce entre la parentela y el clan

Crítica de Oti Rodríguez Marchante de la película “Un asunto de familia” (2018): La línea agridulce entre la parentela y el clan

Nota inicial del editor: No hay duda de que el japonés Hirokazu Koreeda (是枝裕和 Kore’eda Hirokazu, n. 1962, Tokio) es uno de los más grandes cineastas actuales. Hoy se estrena en España su última película “Un asunto de familia” que, además, es la película que representa a Japón en los Oscars de Hollywood, en la categoría de mejor película de habla no inglesa, y ganó la Palma de Oro del pasado festival de cine de Cannes. Os ofrecemos ahora la crítica de este film del gran Oti Rodríguez Marchante. Le ha gustado mucho, la puntúa con 4 estrellas sobre un máximo de 5. Como hacemos habitualmente, publicamos este artículo con autorización expresa de su autor. Hoy aparece en las ediciones en papel y digital del diario donde escribe desde hace más de 35 años, el Abc.

 

El japonés Kore-eda tiene tantas virtudes como cineasta que sus películas, todas, desconciertan por su amasado perfecto de dureza y ternura, desde aquel «Nadie sabe», a «Still alking», «Milagro» o «De tal padre, tal hijo». En ésta, el desorden y el dilema moral salta ya en las primeras escenas, cuando un padre le enseña al hijo cómo trincar comida gratis en el supermercado o que se debe «recoger» a una niñita que parece abandonada en el balcón de una casa.

La familia es en el universo de este cineasta la estrella polar, la luminaria que hay que seguir para encontrar el norte. Y es esta familia y su asunto la que vuelve a poner en la cabeza del espectador esa idea revolucionaria, dura y tierna de los lazos que unen a la infancia con su entorno «familiar», si se anudan mejor por el adn o por el roce.

La película son las estampas de convivencia de ese grupo familiar «marciano», en el que las triquiñuelas y el cariño son los motores de la relación, y en los que la niña «adoptada», o también puede escribirse entre comillas «raptada», le da cuerda a esa historia de sentimientos modélicos y de actos difíciles de aceptar. Hay, desde luego, una observación extravagante de la institución familiar, pero profundamente cercana y emocionante, y el modo en el que Kore-eda impregna la pantalla de detalles, de naturalidad, de sentimientos y de revelaciones componen un cuerpo muy duro, pero también esponjoso y lleno de un sentido del humor delicado y pintoresco que hacen de la transgresión algo nutritivo y humano, y en el que el bien y el no tan bien se pisan alegremente. Es casi imposible escabullirse de todos sus encantos (y desencantos), tal y como certificó el jurado del Festival de Cannes que le dio la Palma de Oro.

Sobre Oti Rodríguez Marchante

Crítico de Cine

@OtiRMarchante

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

“El escritor de un país sin librerías”: Cine necesario. Poniendo el foco en la larguísima dictadura de Guinea Ecuatorial

Apuntes imprescindibles sobre Guinea Ecuatorial Guinea Ecuatorial fue colonia española hasta el 12 de octubre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO