Home / Audio / Música / Crítica de la película “Ascensor para el cadalso” (1957): Obra mayor entre la modernidad y el clasicismo

Crítica de la película “Ascensor para el cadalso” (1957): Obra mayor entre la modernidad y el clasicismo

11A Contracorriente es una de las empresas que más y mejor editan en formatos domésticos, es decir, en blu ray y dvd.

Hace unos meses publicaron con un Máster restaurado y nuevo transfer digital en alta definición “Ascensor para el cadalso”, un film referencial.

Entre el material extra que contiene la edición destacan la entrevista a Jeanne Moreau, la protagonista, y muy especialmente el documental de 2006, “Miles y el Jazz Modal: la banda sonora rompedora de Ascensor para el cadalso”. En él se habla del proceso creativo del gran trompetista Miles Davis para crear el score así como su influencia tanto en el jazz como en el mundo de la creación de bandas sonoras. La película tiene poca música, solo unos 20 minutos, pero es una música fundamental en la narración y una joya que escuchada sola, sin ver las imágenes, es magnífica y se ha mantenido muy bien en el tiempo que ha transcurrido. Davis grabó entre 40 y 50 minutos de música, finalmente Louis Malle seleccionó esos 20 minutos. La idea era que Miles fuera improvisando mientras veía la película, para dotarla de mayor personalidad y que fluyera mejor.

Ascensor_para_el_cadalso-815405947-large

 

La madurez de Louis Malle

0 l“Ascensor para el cadalso” es el primer film de ficción de Louis Malle en solitario. Cuando lo rodó solo tenía 25 años. Antes solo había rodado un documental de temática submarina, titulado “El mundo del silencio” (1956), junto a Jacques Cousteau. También había codirigido “Un condenado a muerte se ha escapado” (1956), junto a Bresson

Pese a contar con un presupuesto muy bajo, en “Ascensor para el cadalso”, Malle mostró tener gran madurez. Cuidó todos los detalles. Rindió homenaje al cine negro norteamericano, sentó las bases del Polar francés y al mismo tiempo mostró su admiración por el cine de Alfred Hitcchock. Se decantó por rodar en blanco y negro, y eso dio personalidad propia al film.

Malle ha sido uno de los grandes del cine francés. Nacido en Thumeries, Francia, el 30 de octubre de 1932 y falleció en Beverly Hills, California, el 23 de noviembre de 1995, cuando solo tenía 63 años. En su filmografía hay films muy destacados como “Los amantes” (1958), “Fuego fatuo” (1963), “Viva María” (1965), “El soplo al corazón” (1971), “Lacombe Lucien” (1974), “La pequeña” (1978), “Atlantic City” (1980), “Adiós muchachos” (1987), “Milou en mayo” (1989) o “Vania en la calle 42” (1994).

Malle provenía de una familia de industriales del azúcar (era nieto de Henri Béghin, el fundador de la marca de azúcar Beghin-Say), que hicieron su fortuna en las guerras napoleónicas.

 

“Ascensor para el cadalso”: Clasicismo y modernidad

Ascenseur-pour-léchafaudEn “Ascensor para el cadalso” destaca poderosamente su moderna banda sonora, también su reparto, en el que brillan especialmente los dos protagonistas: Jeanne Moreau y Maurice Ronet, y también en el tramo final Lino Ventura que interpreta al policía que se encargará de esclarecer el caso.

Ascensor-para-el-cadalsoMoreau y Ronet interpretan a una pareja que se ama profundamente, que siente un amor “fou” que será el motor de la acción.

La película es un gran retrato de una época. Se basa en la novela de Noël Calef. El guión de Malle junto a Roger Nirmier es muy bueno, no deja ningún cabo suelto, es muy detallista y logra crear unos personajes muy bien definidos. Los diálogos, y la voz en off son muy brillantes. Contiene el conjunto detalles metafísicos, de calado, especialmente en los pensamientos de la protagonista.

Julien Tavernier, héroe de la guerra de Indochina, trabaja para el industrial Simon Carala, y es el amante de su esposa, Florence. Para poder vivir juntos, los amantes deciden matar al marido de modo que parezca un suicidio, pero ocurre algo que no estaba previsto.

Así arranca la historia, pero las cosas no saldrán como estaban previstas. Algunas casualidades tendrán importancia en el desarrollo de la trama.

“Ascensor para el cadalso” no tiene ni un solo momento de relleno. Es un film que sabe generar muy bien tensión y sorpresa en el espectador. Las sub tramas funcionan muy bien.

Estamos ante un ejercicio de estilo, ante un film equilibrado, coherente, clásico y moderno al mismo tiempo, que creó escuela.

Una gran película, que sigue siendo muy actual y que se disfruta durante todo su metraje.

José López Pérez

@JLPnosolocine

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Nueva crítica de Oti Rodríguez Marchante de “Érase una vez en… Hollywood” (2019): Tarantino, o el arte de darse un capricho con su cine

Nota inicial del editor: “Érase una vez en… Hollywood” es nuestra película de la semana. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO