Home / Audio / Música / Crítica de la película «El tercer hombre» (1949). Por Mario Delgado Barrio

Crítica de la película «El tercer hombre» (1949). Por Mario Delgado Barrio

El_tercer_hombre-175400467-largeFicha técnica.- Título original: “The third man2. Año: 1949. Duración: 93 minutos. Producción: Carol Reed. Guión: Graham Green. Fotografía: Robert Krasker. Música: Antón Karas. Dirección: Carol Reed. Intérpretes: Joseph Cotten (Holly), Alida Valli (Anna), Orson Welles (Harry), Trevor Howard (mayor Calloway), Bernard Lee (sargento Pernell), Erich Ponto (Doctor Winkell), Paul Horbiger (Karl), Ernst Deutsch (baron Kutz).

 

Argumento.- Holly, un mediocre actor, es llamado por Harry, un antiguo amigo que quiere ofrecerle trabajo. Al llegar a Viena no encuentra a su amigo y después de una serie de investigaciones, Harry aparece involucrado en un negocio ilícito de penicilina adulterada, por lo que perseguido por la policía, cae abatido a tiros en el interior de las cloacas de la ciudad.

 


Comentario.- “El tercer hombre” es una película mágica e inolvidable en la que coinciden: un actor de leyenda Orson Welles, una partitura musical maravillosa y única en la historia del cine de Antón Karas interpretada con su citara, música celestial que tarareamos durante mucho tiempo los jóvenes de mi generación aficionados al cine, una excepcional fotografía en blanco y negro de Robert Krasker que nos regala unas bellísimas imágenes de la ciudad de Viena en plena ruina física y moral, una bellísima actriz Alida Valli y un director excelente, en mi opinión, injustamente subvalorado. Una película que ningún aficionado al cine debe dejar de ver. Desde el punto de vista estético, la gran protagonista es Viena, destruida parcialmente durante la IIGM y habitada por un enjambre de seres sin escrúpulos, sus bellas imágenes nocturnas justifican sobradamente esta película excepcional. La aparición por primera vez en pantalla de Orson Welles está considerada como una de las mejores de la historia del cine, emocionante ver a un gatito que lame unos zapatos en busca de cariño, hasta que la cámara con un movimiento vertical, enfoca el rostro del genial actor, todo culmina con la persecución por el interior de las cloacas de la ciudad de una estética sublime. En realidad esta película puede considerarse como una seria reflexión sobre la soledad del ser humano y en consecuencia la necesidad que todos, tenemos de afecto amistad y cariño, como el gato ya citado, por ello la maravillosa secuencia final en un plano fijo interminable, resulta una de las más bellas y a la vez más desoladoras de la historia cinematográfica: mientras escuchamos la citara de Antón Karas, Holly espera en el cementerio la llegada de su amada Anna, a la que la cámara enfoca de lejos, al llegar a su altura, ella continua sin ni siquiera dirigirle una mirada de esperanza, dejando a Holly abocado a una tremenda soledad. Fundido en negro y THE END. Un excelente cuadro de actores con el siempre eficaz Joseph Cotten y la bella Alida Valli a la cabeza, y el gran Orson Welles que tarda mucho en aparecer en pantalla y como siempre cuando lo hace la ocupa por completo y no podemos olvidar a un magnifico Trevor Howard.

El_tercer_hombre-939118462-large

Anecdotario.- La película estuvo nominada en 1951 a los Oscar de mejor dirección y montaje y ganó el de mejor fotografía en blanco y negro. Orson Welles considerado como un genio del cine, alcanzó fama mundial en 1938 gracias al programa de radio “La guerra de los mundos” en el que anunció una invasión extraterrestre con tanto realismo que provocó una oleada de terror entre los oyentes de EE.UU. y muchos se lanzaron a la calle aterrorizados creyendo que era una invasión real. En 1941 y con tan solo 26 años de edad rodó “Ciudadano Kane”, una de las mejores películas de la historia del cine con la que introdujo novedades importantes, como filmar los techos, la profundidad de campo o los planos secuencia y por la que ganó el Oscar de mejor guión y nominado al Oscar de mejor director y mejor película.Tuvo problemas en Hollywood por lo que se trasladó a Europa y entre sus grandes films como director se pueden citar: “Macbeth”, en 1948, “Otello”, en 1952, “Sed de mal” con un plano secuencia inicial de 11 minutos de duración, y “El proceso”. Como actor intervino en grandes películas por el dirigidas: “El extranjero”, en 1946, “Otelo”, en 1952, “Mr. Arkadin”, en 1953 o “Sed de mal”, en 1958 y también actuó en “Impulso criminal” de Richard Fleischer, en 1950, “El largo y cálido verano” de Martin Ritt, en 1958 y “Sangre en el rancho”, un estupendo western de Jack Arnold, en 1957. Estuvo casado con Rita Haywort la famosísima “Gilda” y fue muy aficionado a los toros por lo que visitó España en varias ocasiones teniendo gran amistad con los toreros Luis Miguel Dominguín y Antonio Ordoñez. Joseph Cotten trabajó como publicista y crítico de teatro,  conoció  a Orson Welles con el que fundó el Mercury Theatre y debutó en el cine con “Ciudadano Kane”  siendo además dirigido por Welles en : “El cuarto mandamiento”, en 1942, aunque es más popular por películas como: “Duelo al sol”, de King Vidor, junto a Jennifer Jones y Gregory Peck, “Niágara”, de Henry Hathaway, junto a una esplendorosa Marilyn Monroe, “La sombra de una duda”, de Alfred Hitchcock o “Jennie”, de William Dieterlee. Esposo fiel, estuvo casado con Leonor Kipp desde 1931 hasta la muerte de ella en 1960 y con la actriz Patricia Medina desde 1960 hasta la muerte del actor en 1994. Alida Valli nació en Italia, era de familia aristocrática, comenzó trabajando en el teatro a los 8 años de edad y en el cine a los 13 y sus mejores películas las realizó en Europa, dirigidas por grandes directores: “Senso,”, de Luchino Visconti, en 1953, “El grito”, de Michelangelo Antonioni, en 1957, “Sófocles”, de Pier Paolo Pasolini, en 1967 y “Novecento”, de Bernardo Bertolucci en, 1976.Trevord Howard fue un eficaz actor inglés que estudió en la Real Academia de Arte Dramático y se dio a conocer en 1945 al actuar en “Breve encuentro”, de David Lean  e intervino además en películas importantes: “Rebelión a bordo”, de Lewis Milestone, en 1962, “La última carga”, de Tony Richardson”, en 1968, “La hija de Ryan”, de David Lean, en 1960 o “Gandhi”, de Richard Attenborough, en 1982, aunque carrera se vio perjudicada por su adicción al alcohol. Antón Karas nació en Viena (Austria), hijo de un trabajador de fábrica, a los 12 años de edad encontró una citara en el ático de su abuela y aprendió a tocarla mientras trabajaba en una fábrica de coches. Sirvió en la IIGM en la Wehrmach alemana y combatió en el frente ruso. En 1948 Carol Reed lo encontró tocando su citara en una taberna vienesa y le ofreció escribir la banda sonora para “El tercer hombre” con la que consiguió fama mundial y con sus ganancias compró una taberna austriaca típica a la que llamó “El tercer hombre” y continuó tocando en ella y componiendo música.

El_tercer_hombre-981812128-large

 

Sobre Mario Delgado Barrio

experto en cine classico

 

Artículo relacionado: http://www.nosolocine.net/critica-de-la-obra-maestra-de-stanley-kubrick-atraco-perfecto-por-mario-delgado-barrio/

 

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Programa 208 de No Solo Cine en las Ondas

“De todas las cosas que estaban pasando cuando tenía quince años, la única que me …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO