Home / Fuera de Cuadro / Fuera de cuadro: Papi y mami. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Fuera de cuadro: Papi y mami. Por Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

El lenguaje define a los seres humanos, así como los idiomas definen las culturas y los hábitos alimenticios definen la salud. La evolución del lenguaje explica perfectamente la evolución del ser humano. Nuestros tatarabuelos, bisabuelos y abuelos llamaban padre y madre a sus progenitores. Nuestra generación los llamó papá y mamá, la generación de nuestros nietos los llaman papi y mami. Padre y Madre es como un usted, una muestra de respeto a los ascendentes y una confirmación de que ellos son los que tomaban las decisiones mientras no éramos adultos. Papá y mamá rompió las barreras del usted, para convertirse en dos palabras de poderoso y entrañable significado. Papá y Mamá eran términos cariñosos, que acercaban a los hijos a la dimensión de decisión y responsabilidad de los padres. Se mantenían las normas de antaño, pero sin la rigidez decimonónica y de distancia que había entre nuestros abuelos y nuestros padres, y las relaciones estaban más basadas en el diálogo que en la disciplina a ultranza. Es decir se podían gestionar actividades, formas de vestir y de peinarse, vocaciones y futuros. Papi y Mami han roto las barreras y las categorías y Papi y Mami ya son como compañeros de colegio, amiguitos del parque o hijos del vecino, donde la figura de los progenitores se confunde con las figuras de los de su generación.

El lenguaje define a los seres humanos y por eso en la nueva sociedad de la tecnología, el despilfarro, el consumo, el egocentrismo, el incivismo y el “Ándeme yo caliente y ríase la gente” (preclaro Luis de Góngora y Argote), por se escribe x (no solo en los mensaje de móvil, sino en la propaganda de establecimientos), que es q, aquí es aki, igual es =, adiós es bye, y así hasta el infinito del disparate. Si a esta economía de palabras, a esa obsesión por la rapidez se les suma los emoticonos, donde a través de dibujos (eso sí simpáticos) se proyectan emociones que solo se pueden manifestar con palabras, se puede descubrir que la pérdida del lenguaje está llevando a una pérdida de la identidad del ser humano.

Si algo nos diferencia de otros seres vivos (plantas incluidas) es la palabra, y la palabra en su más estricto y profundo significado. Un ciudadano medio español no utiliza más allá de 1.000 palabras y sólo los muy cultos alcanzan los 5.000 vocablos. Es más, algunos jóvenes utilizan solamente un arsenal de 240 palabras. Son cifras de hace años, con lo cual no sé con certeza si han aumentado o disminuido estas cifras, pero si sirven para dar dimensión al poco valor que se le da a la palabra, al lenguaje, que es, con mucho, se puede afirmar que exclusivamente, lo que nos hace diferentes al resto de seres vivos del planeta Tierra y me atrevería decir de nuestra galaxia. Con el deterioro del lenguaje estamos deteriorando nuestra especie y Papi y Mami, que en esencia parecen tan coloquiales, tan simpáticos, encierran la trampa de no permitir distinguir a las nuevas generaciones los escalafones (mejores o peores) que tiene la vida, pero que son tan necesarios, tan imprescindibles como el aire que los seres humanos respirados en el planeta Tierra.

 

 

 

Sobre Miguel-Fernando Ruiz de Villalobos

Periodista cultural,Crítico de Cine
Estrambote: “A partir del momento en que se desarrolla la palabra, aparece la personalidad humana”. (Pierre Lecomte Du Nouÿ, París, 1883- Nueva York, 1947, biofísico, matemático y escritor francés).

 

 

About Jose

Escritor, cineasta, activista cultural y organizador de festivales de cine

Check Also

Fuera de Cuadro: Pie de foto. Por Ruiz de Villalobos

Por favor hagan este ejercicio. Cojan cualquier foto suya o de algún familiar, algún amigo, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *