Son muchas las películas sobre poker que se han realizado a lo largo de la historia. Múltiples largometrajes en los que el juego se trata desde diferentes puntos de vista: en tono de comedia, sacando lo peor de la adicción o, directamente, con una partida en la que es la vida la que está en juego.

En la red se pueden encontrar gran cantidad de listas de los que, para muchos, son los mejores largometrajes sobre este juego de cartas. Cada uno tiene su favorita, sin embargo, hay tres que aparecen en todas y cada una de estas clasificaciones: El rey del juego, Maverick y Rounders.

La primera, cuyo título en inglés es The Cincinnnati Kid, es un film estrenado en 1965, dirigido por Norman Jewison y protagonizado por el gran Steve MacQueen. Para muchos es la mejor película sobre poker de la historia. En ella, MacQueen compite por hacerse con el título en un prestigioso torneo que tiene lugar en Nueva Orleans.  Pero para ello tendrá que derrotar al máximo favorito, papel interpretado por Edward G. Robinson.

Veintinueve años más tarde, en 1994, Mel Gibson se ponía a las órdenes de Richard Donner para protagonizar Maverick. La película contó con un reparto de lujo del que también formaron parte, entre otros, Jodie Foster y James Gardner. En un continuo tono de comedia, cuenta como Brent Maverick (Gibson) trata de lograr, utilizando todos los trucos posibles, los 3.000 dólares necesariospara apuntarse a un importante torneo de poker que se celebrará, semanas después, en un barco. En su proceso de consecución del dinero, las complicaciones se irán multiplicando. Risas, tensión y una interesante mezcla entre el cine del oeste y el poker es lo que muestra este film.

Rounders se estrenó en 1998. Una excelente película dirigida por John Dahl. En ella, dos jovencísimos Matt Damon y Edward Norton dan rienda suelta a su alto nivel interpretativo que, posteriormente, han podido demostrar en multitud de ocasiones. A diferencia de la película anterior, en ésta la comedia se deja a un lado. Muestra el lado más oscuro del poker. Ese que provoca adicción. El que te hace perder lo que más quieres.

Todo se desencadena cuando Gusano, interpretado por Norton, sale de la cárcel. A las puertas de la prisión le espera su mejor amigo, Matt Damon. Antes de que el primero fuera encerrado ambos formaban una invencible pareja de poker.

Pero con el paso de los años Damon ha rehecho su vida. Estudia derecho, está enamorado y ha olvidado las cartas. Unirse de nuevo a Gusano hará que vuelva a las partidas clandestinas, a las apuestas y a las salas oscuras en las que el humo de los cigarros envenena el ambiente. Los problemas aparecerán y complicarán la vida de ambos hasta límites insospechados.