Crecí con la indignación de estar viviendo algo que no me correspondía. Todo lo vivido construye semana a semana Diario de una loser.

Ser hija de una extremeña asentada en el Pais Vasco me parecía fatal, pero encima, ser la hija de una madre soltera, extremeña y asentada en el Pais Vasco ya me parecíamoltfort.  Si a eso le sumamos que con 12 años ya me empezaba a dar cuenta de que era todo eso y además lesbiana,  me hacía pensar que si Dios existía tal y como me aseguraban las monjas de mi colegio, éste se lo estaba pasando teta piruleta conmigo.

En el colegio las monjas me incitaban a escribir porque consideraban que era apta para juntar unas palabras detrás de otras de manera que el resultado final era agradable. Con esa edad y con tanto odio de pacotilla, basta que una monja te diera palmas con algo que te gustaba para que decidieras enterrar la pluma. (La estilográfica, porque la otra no había manera de enterrarla con el pelo cortito y los bañadores de chico que tanto me pirraban para el día a día).

Al hacerme mayor ya no escribía, pero cada vez que abría la boca una perla sobrevolaba la zona y la gente a la que empezaba a conocer tras mudarme a Madrid me incitaba de nuevo a poner por escrito las asombrosas historias que les contaba sobre mi infancia y mi madre, la más punki del lugar.

Así que un día hablando con una amiga del colegio tomé la decisión de abrir un blog y convertirme en bloguera, con elyuyu que me daba todo aquello después de oír cómo en Malasaña los modernos se insultan unos a otros llamándose “bloguero” (palabrita, que los he oído desde mi ventana cuando brilla el sol).

Decidí ser Una Loser porque en realidad se me da mucho mejor eso que ser una winner. Y no es que me considere una perdedora, que no lo soy para nada, pero si es verdad que siempre crecí con la sensación de ser un poco pringada aunque mis mecanismos de defensa le gritaban al mundo todo lo contrario.

Diario de una loser es una versión sarcástica de una realidad que a veces roza la ficción.

Son relatos muy honestos y no excesivamente largos, cosa que me juega malas pasadas con el porcentaje de rebote. Hablo de mí ya que es un tema que domino, pero también hablo de las películas que veo, la música que escucho y los lugares que me enamoran el alma.  No soy ni crítica musical ni cinematográfica, pero como es mi blog hablo un poco de lo que me da la gana, de lo que me gusta y de lo que odio. (hatersgonnahate)

  • Si tú también creciste con la sensación de estar viviendo una broma de la cual escapabas por los pelos
  • Si te gusta ver humor donde otros ven un fucking drama
  • Si te gusta leer cosas basadas en hechos reales o inventados que no te hacen pensar y no te llevan a ningún lado
  • Si te gusta leer sobre cosas de vascos, o  historias de cómo sobrevive un homosexual durante la adolescencia en un colegio de monjas;…

Diario de una loser es tu sitio y te estoy esperando como esperan las señoras las rebajas del Corte: ¡ANSIOSSSSSSSA!

Eme Be