Home / Críticas / Disfrutando en Vitoria

Disfrutando en Vitoria

Nunca había estado en Gasteiz, o Vitoria, como se prefiera.

La ciudad me sorprendió muy positivamente. Nos recibió con una temperatura alta, más de 24 grados, el 13 de septiembre. Está muy limpia, llena de parques. Es muy verde. Tiene muchas calles peatonales. Parece una ciudad muy vivible, muy disfrutable. Hay alegría en sus calles, en sus plazas, mucha vida. En el centro histórico las escaleras mecánicas facilitan el paseo. La gente disfruta de la ciudad. Un sábado por la mañana hay mucho ambiente, mucho bullicio.

El tranvía funciona.

Es relativamente fácil aparcar. Todo está bastante cerca a pie.

La calle Cuchillería se ve muy diferente a primera hora de la mañana que a mediodía, cuando se comienza a llenar.

Hay varias heladerías de lustre a buen precio y con raciones generosas, también varias cafeterías con pastas y bollería de traca.

Pudimos disfrutar de una excelente comida en el Restaurante Izartza. Platos elaborados con mimo, pequeñas raciones para probar más platos. Me encantó su Pulpo a Feira (es mi plato favorito). Tienen una carta de vinos por copas más que interesante, con blancos de 6 denominaciones de origen diferentes y, por lo tanto, 6 coupages distintos. El servicio es muy bueno, igual que el entorno en pleno centro de la ciudad.

También disfrutamos de unos helados artesanos italianos de lujo en uno de los múltiples establecimientos de este estilo que hay en Gasteiz. Elegí una combinación poco habitual, dos bolas de helado, una de avellana y otra de mango.

Como curiosidad indicar que en Vitoria es muy fácil encontrar quioscos de prensa o establecimientos donde adquirirla, justo lo contrario que en Logroño.

Nos quedamos con ganas de más. Sin duda, volveremos…

Vitoria es la capital de Álava. Tiene actualmente 240.000 habitantes, aproximadamente. En los últimos 40 años casi ha doblado su población.

Enclavada en un cruce de caminos, ha sido a lo largo de la historia un importante punto estratégico tanto en el plano militar como en el comercial y el cultural. Ostenta la capitalidad de Euzkadi.

 Ya desde tiempos romanos, en los que la calzada calzada que unía Astorga y Burdeos pasaba por Álava, estas tierras no han dejado de ser un eje de comunicaciones entre la Meseta Central y Europa. Es una ciudad con una intensa historia que se manifiesta en un valioso patrimonio monumental.

De comienzos de siglo y hasta la década de los 50, Vitoria era una pequeña ciudad, con apenas industria y muy conservadora.

A partir de la década de 1950, en la ciudad se inició una fuerte industrialización que produciría una transformación de la ciudad en todos los aspectos, sobre todo los demográficos y sociales, pasando a ser de una pequeña ciudad de servicios y administración a una ciudad industrial que batió récords de crecimiento demográfico relativo en toda España, en los años 60, con un porcentaje mayor del 40%. Así, de la década de los 60 a los 70 casi duplicó su población, por la gran cantidad de trabajadores inmigrantes recibidos.

Nuestra próxima parada será en Bilbao. No la visitaba desde los años 90.

José López Pérez

@JLPnosolocine

Fotos: Bianca Baust / José López Pérez

Artículos relacionados.-

http://www.nosolocine.net/en-san-vicente-de-la-sonsierra/

http://www.nosolocine.net/disfrutando-en-pamplona/

 

About JLP jose

Check Also

Primera jornada de la SEMINCI 2019. Jordi Izquierdo

Nota inicial del editor: Nuestro corresponsal en el pasado Festival de Cine Fantástico de Sitges …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AVISO LEGAL PRIVACIDAD COOKIES CONTRATACIÓN CONTACTO