Una vez más reproducimos íntegramente un artículo que aparece en el último número de la revista The Ecologist (julio-agosto-septiembre de 2013, número 54). Obviamente con autorización.

Luis García es propietario de los hoteles Ad Hoc de Valencia. Fue galerista y hoy es un apasionado de la ecología profunda. Personas de muy diferentes procedencias están convergiendo en el movimiento “bio” en las últimas décadas.

¿El arte imita a la naturaleza o la naturaleza imita al arte?

Ecocibernavegante anónimo

Luis García nos comenta: “No tenía ningún antecedente hotelero ni conocimientos al respeto, pero surgió de forma impetuosa el interés por materializar un proyecto que reunía la recuperación de un edificio en el centro histórico de Valencia, su amueblamiento, crear ambientes acogedores, acoplar obras de arte, recuperar oficios artesanales casi en el olvido, materiales ya desaparecidos, ofrecer comida saludable, etc.”. Y añade: “Afortunadamente la vida nos devolvió con creces nuestro esfuerzo y, desde su inauguración en1994, hasido un rotundo éxito de clientes, prestigio y beneficio. En el año 2001 y siguiendo idénticos criterios inauguramos nuestro segundo hotel en un pequeño municipio del área metropolitana de la ciudad (Bétera). En la actualidad hemos iniciado nuestro tercer hotel con proyecto del equipo Amalur (arquitectos especialistas en bioconstrucción) adaptando un edificio del S XV en pleno centro histórico, al lado de la Catedral, que esperamos abrir en el2014”.

 

-¿Cómo se encendió en el alma de un galerista la llama de la ecología?
-En principio, arte y ecología deben compartir conceptos como consciencia, transcendencia, equilibrio, respeto, etc. Por lo que no resulta extraño que se incorporen en muchos de los procesos de evolución de la consciencia.

UN ANFITRIÓN CONSCIENTE
-¿Por qué la hotelería?
-La hotelería surge como consecuencia de varios factores. De una parte mi formación, soy aparejador (lo que ahora se llama arquitecto técnico); de otra, mi tendencia y satisfacción por recibir, agasajar, ofrecer una buena y sana comida y un buen descanso, tal como me gustaría que me lo ofrecieran a mí; y por último, y como no podía ser de otra forma, la casualidad o la causalidad que la vida nos trae en cada momento. Un amigo arquitecto me ofreció a principio de los 90`s un edificio de 1881 en estado de ruina en el centro histórico de Valencia y acepté el desafío de rehabilitarlo, respetando y conservando todas sus características iniciales. Así, pues, es como nació el Hotel Ad Hoc Monumental, que ese es su nombre, en Valencia, de 28 habitaciones, que inauguramos felizmente en 1994. El proceso de recuperación de todas sus características fue un trabajo muy intenso y apasionante. El respeto de la actuación está presente en cada uno de sus rincones. A lo largo de estos casi 20 años, el edificio nos ha devuelto con creces el esfuerzo.

HUERTOS ORGÁNICOS
-¿Hablamos de los huertos ecológicos que hay en el Ad Hoc de Bétera?
-El huerto ecológico de nuestro Hotel Ad Hoc Parque Golf en Bétera nace a partir de la decisión de ir poco a poco transformando nuestros 6.000 m2 de jardines ornamentales en jardines productivos ecológicos. La primera fase ha consistido en la realización del huerto siguiendo las pautas marcadas por Gaspar Caballero y sus ”parades en crestall”. Este huerto es visitable por los clientes y servirá para colaborar en el excelente suministro que nos realiza Silvestre, estupendo agricultor ecológico local. Asimismo, y entre otras, vamos a realizar las siguientes intervenciones: sustituir los naranjos de pie amargo por diferentes especies de cítricos a fin de disponer todo el año de mandarinas, naranjas y limones; por otro lado, los olivos centenarios que tenemos nos proveerán de aceitunas que prepararemos con hierbas aromáticas para ofrecerlas a nuestros clientes. Todo en ecológico, claro.
-¿En qué medidas los alimentos ecológicos tienen relevancia en las cartas de los diferentes restaurantes de los hoteles de tu propiedad?
-Hay muy pocos hoteles que trabajen sus cartas con productos ecológicos. Creo que la escasa presión de la demanda, el supuesto y falso mayor precio y la falta de información al respecto de los responsables, explicarían la situación actual. Sorprende que estando España a la cabeza de la producción agrícola ecológica en Europa y sabiendo que los turistas que nos visitan están en general habituados a su consumo, no ofrezcamos estos saludables productos a nuestros visitantes en los hoteles españoles. Pero en Ad Hoc es otra historia. Nosotros sí ofrecemos muchos productos ecológicos en nuestras cartas, ecológicos y locales.

TURISTAS Y DIFERENCIAS
-¿Por qué esas diferencias las saben apreciar por ahora más los turistas extranjeros que los nacionales?
-Creo que, en los países emisores de turistas, existe un nivel de información y sensibilización de los temas de alimentación y salud mucho más intenso y responsable que en España.
-Hay empresarios para los que el negocio no es un fin, sino un  medio, con el que expresar otras cosas, el gusto por la belleza, el ofrecer alimentos sanos, etc. ¿Te consideras uno de ellos?
-Me considero un empresario que ha sabido crear negocios sostenibles, conjugando el necesario beneficio económico con el respeto al patrimonio y a nuestros clientes y, por lo tanto, a todos los aspectos que conforman la estancia en un establecimiento hotelero. Los hoteles Ad Hoc tienen un bajo consumo energético, disponen de producción de agua caliente sanitaria por medio de energía solar, un bajo índice de emisiones, pintura ecológica en sus paredes, nuestra carta de restaurante dispone de hasta un 85% de producto ecológico, etc.  De otra parte, nuestros establecimientos comunican una energía que nace de la pasión con que fueron concebidos y la presencia de obras de arte ayuda a crear un cálido ambiente de franca acogida.

ECO-NOMÍA
-¿Puede haber una eco-nomía que se pretenda justa sin atender a prioridades sociales y medioambientales al unísono?
-Creo que una economía que se pretenda justa tiene que estar al servicio de las personas y no al contrario. Respecto a la relación con el medio ambiente el desafío actual es desarrollar una economía que atienda las necesidades de la sociedad pero abordando el urgente decrecimiento que el planeta requiere.
-Desde tus inicios, ¿has visto en el mundo de lo ecológico a gentes que antes habían militado en la vanguardia artística? ¿Es un proceso natural?
-Yo no he visto una clara relación entre estos dos mundos. Creo que al mundo ecológico llegan seres de diferentes procedencias que comparten el ritmo de un proceso personal y que les hacen confluir y compartir unos ideales de bien común

 

ARTE Y ESPIRITUALIDAD
-¿Cuándo, en España, va a comprender un sector reticente del movimiento relacionado con el arte que los temas relacionados con la espiritualidad pueden ser tan vanguardistas y avanzados como las supuestas “transgresiones feístas” de las vanguardias históricas, hoy absolutamente caducas y desfasadas?
-Cuando las vanguardias rompieron con las normas estéticas del academicismo buscando otras formas de expresión, transcendieron la forma y avanzaron de alguna manera en la espiritualidad del arte. No obstante creo que no hay nada más transcendente y vanguardista que la búsqueda e identificación en nuestro Ser espiritual.

Elegancia y ecología

Con huertos propios

Ad Hoc Hoteles presenta sus hoteles con encanto en Valencia. Gracias a su privilegiada ubicación en el centro histórico de Valencia (Hotel Ad Hoc Monumental) y en las proximidades de la ciudad (Hotel Ad Hoc Parque Golf), al buen servicio de su equipo de profesionales y al ambiente tranquilo, elegante y acogedor de sus instalaciones, los hoteles Ad Hoc constituyen la opción de alojamiento perfecta para disfrutar de unos días en la capital del Turia. Además, el Hotel Ad Hoc Parque Golf ofrece una cuidada oferta gastronómica elaborada con productos de origen ecológico en el Restaurante La Sal. Inaugurado en 2001, este establecimiento está situado en Bétera, en una tranquila urbanización a sólo 17 km del centro de Valencia. Este hotel con encanto de 4 estrellas combina a la perfección las comodidades de un hotel urbano (parking, wifi y gimnasio-sauna gratuitos) con el relax del turismo rural (gastronomía a base de productos ecológicos y campo de golf a sólo unos metros). Tiene huertos propios. Ubicado en un entorno natural con más de 2000 m2 de jardines y vistas al Parque Natural Sierra de Calderona, el hotel constituye el marco perfecto para la celebración de bodas y eventos de empresa. Es un hotel recomendado por El Viajero de El País y galardonado con el Premio al Turismo 2005 de la Cámara de Comercio de Valencia.

www.adhochoteles.com

Pedro Burruezo