Home / Cantos de Sirena / El Club Elvis organiza un fin de semana inolvidable con la TCB Band. Crónica de una fan agradecida y emocionada

El Club Elvis organiza un fin de semana inolvidable con la TCB Band. Crónica de una fan agradecida y emocionada

Tras la resaca emocional que provocan los acontecimientos esperados con ansia e ilusión, toca la vuelta a la normalidad, algo inevitable pero que se lleva con más ánimo mientras dura la nube de recuerdos vividos.

Y todo lo que a continuación explicaré no hubiera sido posible sin la organización y puesta en marcha de Joaquín Luque, presidente del Club Elvis, y toda su directiva (Juanjo, Edu, Marcos…). Gracias al trabajo y pasión que ponen es posible que este tipo de eventos puedan llevarse a cabo. Así que seguro que hablo en nombre de todos cuando digo “GRACIAS”, y más teniendo en cuenta el aluvión de mensajes de agradecimiento que han recibido en redes sociales.

La mesa de autógrafos

 

Empezamos el viernes, una noche mágica en la que conocería a la TCB Band, la banda original de Elvis con el que tocaron en más de 1000 conciertos durante los años 70. Los miembros son Glen D. Hardin (pianista), James Burton (lead guitar), Ronnie Tutt (batería) y Terry Blackwood & The Imperials. Tuve la suerte de charlar un rato a solas con Dennis Jale, el cantante de la banda, y me explicó las ganas que tienen de poder tocar en Asia. “No hemos recibido ninguna llamada de Japón, donde hay mucha afición a Elvis, pero nos encantaría tocar allí”. Pues qué raro… Y me quedé parada cuando me reveló algunos datos del grupo: “Llevamos haciendo giras por Europa y Estados Unidos más de 15 años”. ¿Cómo? Pues él sería un bebé porque si le vierais la cara de niño que tiene… Un comentario que agradeció con una pequeña carcajada. Yo intentaba aplacar mi nerviosismo de estar con él de tú a tú como podía, por cierto.

Con Dennis Jale y el pianista David Casas

 

Tras pasar por la mesa de firma de autógafos, donde conseguí que todos firmaran dos LP´s (uno de ellos regalo de mi gran amigo y editor de nosolocine, José López, y que fue muy alabado por algunos de los miembros del grupo, por cierto) pude charlar brevemente con James Burton sobre mi admiración por él y su extraordinaria tarea con su fundación, que ayuda a dotar de estudios musicales e instrumentos a niños y jóvenes sin recursos. Fue encantador.

La sorpresa llegó en la cena, donde mi perplejidad se hizó mayúscula al descubrir que compartía mesa con el pianista Glen D. Hardin. Y se lo tengo que agradecer a mi amiga Rosemary y a su hija Elena, también del Club Elvis, que resultaron ser amigas de él (la cara de alegría de Glen al verlas fue como revivir “Sopresa Sorpresa”). Fue extraordinaramente amable y contestó mi retahila de preguntas sin problema. “He sido arreglista de más de 38 canciones y 2 de ellas fueron 3 semanas seguidas número 1 en las listas de éxito, The wonder of you y Ruby (de Kenny Rogers)”, comentó. Sobre Elvis habló más. “Era muy fácil trabajar con él. Adaptaba su manera de cantar y tempo a nuestra manera de tocar. Era muy profesional”. Charlamos de su vida personal: “Vivo en Nashville y tengo dos hijas” y de otras cuestiones relacionadas con Elvis que quedan en ámbito privado je je.

A punto de recibir un beso de Glen D. Hardin. A la izquierda mí amiga Rosemary, también amiga de Glen. Foto: Toni Abad

 

Me encantaron las sorpresas que se fueron sucediendo, desde la actuación de Terry y los Imperials de un tema a capella hasta el regalo que Maren Pérez (pintor extraordinario, guitarrista y fundador de la Elvis Tribute Band) ofreció a su colega James Burton: un cuadro de él que Burton agradeció fundiéndose en un sincero y largo abrazo con su amigo. “Lo colgaré en mi fundación”, dijo Burton.

Tras la cena llena de grandes momentos y excitación máxima vino la peor parte: mi ingreso en el hospital. Fue un contratiempo tremendo que seguro fue debido a las emociones vividas. pero no me iba a perder el concierto por nada. Pedí el alta volutaria y me presenté en Luz de Gas al día siguiente. Quiero agradecer a Joaquín y a los miembros de la directiva que me reservaran un asiento cerca del escenario para poder disfrutar de la noche lo más cómoda posible. Fue una lástima no poder darlo todo y bailar y cantar como hubiera querido, pero el ambiente que se creó fue tan mágico que lo disfruté igualmente.

La ETB en acción. Foto: Ramón Hortoneda

 

La noche empezó con los mejores teloneros que la TCB podría desear: Auguie Burr y la Elvis Tribute Band, acompañados de Velvet Candles y Big Dani Pérez. Este grupo es de lo mejor en bandas tributos que he visto en mi vida. Reconozco mi admiración por ellos y siempre que puedo acudo a sus conciertos.

Cuando la ETB finalizó su actuación llegó el turno del alma mater de todo este tinglado maravilloso que es Joaquín Luque. ¡Cómo lo quieren y aprecian! Al grito de “¡presidente, presidente!, Joaquín comenzó su discurso de agradecimiento, que finalizó con una gran ovación. Senen Armengol, productor de un programa que me encanta, “Cachitos de hierro y cromo”, y muy implicado en este evento, subió al escenario junto a Joaquín para contar algunas anécdotas de la visita de la TCB mientras el grupo se preparaba para la gran noche.

La TCB y los Imperials dándolo todo. Foto: Ramón Hortoneda

 

Con las primeras notas de “Así hablo Zaratustra”, banda sonora de “2001 Odisea del espacio” y canción con la que se abrían los conciertos de los 70 de Elvis, empezó el espectáculo. Fue especialmente emotiva la presencia del batería Ronnie Tutt, muy delicado de salud que, aun así, tocó y aguantó la hora que estuvieron actuando. Pasaron por todas las epocas del Rey en un repertorio que no se olvidó de “Blue Suede Shoes” o la icónica “American Trilogy”.

Joaquín Luque, presidente del Club Elvis, cantando junto a Terry Blackwood. Foto: Teresa Monteagudo

 

Fue fantástica la entrega del público durante ese rato, algo que emocionó a Dennis, que al finalizar el concierto no pudo reprimir las lágrimas. Fue contagioso porque pude vislumbrar a gente del público en la misma situación. Quizás la emoción de volver a ver a la banda reunida por última vez, de agradecer su entrega al público… Para mi fue algo inolvidable que quedará grabado en mi memoria a fuego.

Gracias, Club Elvis por todo y, especialmente a Joaquín Luque. ¡Tienes mi voto para marzo!

 

Helena García Castaño

@hgcsirena

 

Artículos relacionados:

La banda de Elvis Presley, la TCB, vuelve a Barcelona para ofrecer un concierto único. Será la última oportunidad para verlos en directo

About Helena

Check Also

bolsos artesanales

Estos son los bolsos más bonitos que querrás llevar esta temporada. Son artesanales, eco-friendly y hechos en Santander

Una foto en Facebook que colgaron unos primos míos fue el principio de todo. Estaban …

One comment

  1. Lo primero, espero que estés repuesta del contratiempo, y has hecho lo que hubieramos hecho todos los fans, pedir el alta voluntaria.
    Magnífica crónica, poco habitual en este pais leer cosas agradables relacionadas con todo lo que rodea el mundo Elvis.
    Todo perfecto y se te agradece mucho, pero …. lo de que Dennis tiene cara de niño …. en fin, se te perdona porque tú si que tienes cara de bebé.

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *